Mar Raventós y Javier Pagès, presidenta y consejero delegado del grupo Codorníu Raventós. EFE

Codorníu abandona la marca blanca y pone un ERE sobre la mesa

stop

El grupo Codorníu Raventós dejará de fabricar para otras marcas, lo que supone el 20% de sus ventas de cava, y prescindirá de 100 empleados

Xavier Alegret

Mar Raventós y Javier Pagès, presidenta y consejero delegado del grupo Codorníu Raventós. EFE

25 de abril de 2017 (19:30 CET)

Giro estratégico, y doloroso, de Codorníu. El segundo mayor productor de cava ha decidido dejar de fabricar para otras marcas, lo que supone abandonar la marca blanca, para centrarse en productos de mayor valor. La decisión, que tiene carácter inmediato, tendrá una consecuencia para la plantilla: el grupo prescindirá de 100 trabajadores, según ha informado ya a su comité de empresa.

La dirección del grupo Codorníu Raventós ya ha comunicado internamente que abandona la marca blanca, que supone el 20% de sus ventas de cava y el 5% de su facturación anual –sumando vino–, según fuentes de la compañía. La decisión se ha empezado a implementar esta semana y culminará cuando, por cuestiones de contratos con los clientes, sea posible, algo a lo que el grupo no ha podido poner fecha.

La compañía presidida por Mar Raventós produce cava de marca blanca para el Reino Unido y para algún otro país europeo, aunque la mayoría va para el país británico. Por ejemplo, Codorníu fabrica las marcas de las cadenas de supermercado Tesco y Sainsbury’s, dos de las más populares en las islas británicas.

 Codorníu deja de producir para los grandes supermercados británicos Tesco y Sainsbury’s

La decisión de abandonar esta área de negocio es de rentabilidad y de estrategia. La marca blanca, que se vende a un precio bajo, no es rentable, por lo que la dirección de las bodegas, que ostenta Javier Pagès, hizo un estudio de viabilidad sobre la venta para terceros y llegó a la conclusión de que no valía la pena seguir fabricando para que un distribuidor vendiera a bajo precio, compitiendo con el cava con marca Codorníu.

A causa de esta evidencia, que todo el sector está percibiendo, Codorníu se propuso hace ya unos años dar un cambio de dirección. Para ello elaboró su plan estratégico 2015-2020, que ya incluía ir abandonando la producción de cava de baja calidad para centrarse en productos premium.

“El principal eje del plan estratégico es construir valor con marcas de más prestigio, focalizándonos en gama alta. Es una necesidad: necesitamos ser una marca líder y rentable a largo plazo”, explicó la compañía. El cava premium representa aproximadamente el 20% de las ventas de Codorníu.

Recortes: Codorníu plantea un ERE de 100 empleados y los sindicatos ya estudian movilizaciones

Como consecuencia de este giro estratégico, la plantilla de la compañía tendrá que hacer sacrificios. Aunque el hecho de dejar de fabricar marca blanca no se prevé que impacte en los resultados –no era rentable–, sí que lo hará en la plantilla. Se producirá menos cava, por lo que Codorníu ha calculado que necesitará menos empleados.

Javier Pagès ha comunicado este mismo martes al comité de empresa que presentará un ERE para despedir a 100 de los 900 empleados del grupo Codorníu, según explicaron fuentes de la compañía y de los sindicatos. La dirección de las bodegas ha mostrado su disposición a acometer los despidos de forma “socialmente responsable”, con prejubilaciones y medidas voluntarias. Los sindicatos se reunirán este miércoles para estudiar movilizaciones contra el ERE.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad