stop

Codorníu rebaja la afectación del ERE a 93 personas, lanza un plan de prejubilaciones a partir de 58 años y busca una empresa de recolocación

Barcelona, 04 de mayo de 2017 (07:55 CET)

Codorníu y su comité de empresa han empezado a negociar los términos del ERE que la compañía vitivinícola ha planteado y que afectará a más del 10% de su plantilla. En la primera reunión, celebrada el martes 2 de mayo, la empresa de la familia Raventós rebajó hasta 93 la cifra del ERE –inicialmente eran cien– y puso sobre la mesa un plan de prejubilaciones para minimizar el impacto social de los despidos.

La dirección de Codorníu ha presentado un plan para prejubilar a trabajadores a partir de 58 años, según explicó Antonio Cruces, presidente del comité de empresa del segundo mayor grupo de cava. La media de edad de la plantilla es alta, según el dirigente de CCOO, por lo que esta oferta podría suponer reducir sensiblemente el impacto social del ERE, siempre que se complemente con voluntariedad y movilidad.

Y es que los planes de las bodegas son muy específicos. La mitad del ERE recaerá en las cavas de Sant Sadurní d’Anoia, donde quiere prescindir de 45 de sus 209 trabajadores. En las oficinas de Esplugues de Llobregat habría 20 afectados (de 125 empleados); en Nuviana (Huesca), sus 14 empleados; en Raimat (Lleida), siete de 56, y en Riudabella (Tarragona), siete de nueve.

Codorníu: la mitad del ERE recaerá en las cavas de Sant Sadurní d’Anoia, con 45 afectados

Codorníu ha mostrado su voluntad de que “la reestructuración sea socialmente responsable”, pero no ha podido asegurar que se pueda completar todo el ERE con personas a partir de 58 años. Por un lado, tienen que querer prejubilarse, y por el otro, tienen que formar parte de alguno de los colectivos afectados, tanto por tarea como por centro de trabajo.

Por ello, la compañía complementará las prejubilaciones con un plan de recolocación. Codorníu está negociando la contratación de una empresa de recolocación que acompañe a los afectados del ERE en la búsqueda de un nuevo trabajo, según aseguraron fuentes de la empresa.

Los sindicatos piden voluntariedad en el ERE

Codorníu presentó esta semana el ERE ante la administración, por lo que ambas partes tienen un mes para negociar sus términos. El comité de empresa recogió la primera propuesta con precaución y estudiará toda la documentación del expediente antes de lanzarse a la calle, pero ha pedido medidas voluntarias, como bajas incentivadas, que reduzcan el impacto social del ERE.

Los diferentes comités de los centros de trabajo de Codorníu se reunirán el próximo fin de semana y pondrán en común sus reivindicaciones. Si la empresa no las acepta, empezarán a hablar de movilizaciones.

CCOO, sindicato mayoritario en el sector del cava, ha pedido una mesa sectorial con la Generalitat para analizar el futuro de un negocio que tiene cada vez más problemas. Y es que el ERE de Codorníu, el primero del cava, conmocionó a un sector muy poco acostumbrado a estos procesos traumáticos, que ahora quiere poner sobre la mesa los problemas que vive.

Respuesta sindical: la plantilla de Codorníu se movilizará contra el ERE si no es voluntario

El expediente de regulación del segundo mayor fabricante de cava es consecuencia de la decisión de dejar de vender cava para marca blanca, que supone el 20% de sus ventas de cava y el 5% de su facturación total.

Codorníu ha decidido hacer este cambio, tendiendo a cavas de mayor valor, después de constatar que la rentabilidad está en la calidad y no en la cantidad. La marca blanca, en buena parte fabricada por los grandes del sector, tiene un tercio del mercado pero no deja márgenes a sus productores.

La compañía presidida por Mar Raventós logró en el último año, cerrado en junio de 2016, volver a beneficios, pero fueron unos números verdes discretos, de unos 68.000 euros. La facturación mejoró ligeramente, situándose en 235 millones de euros, impactada por el estancamiento de ventas en España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad