Pedro Martínez Espinosa, fundador de Llaollao. ED

Divorcio de Llaollao en Asia: sus franquiciados se pasan a otra marca

stop

Los franquiciados de Llaollao en Singapur cierran todos sus establecimientos para reemplazarlos por otra marca

Barcelona, 07 de diciembre de 2017 (19:59 CET)

La aventura asiática de los Martínez Sirvent  suma otro fiasco. A los cierres de Llaollao en Japón y Taiwán y las demandas cruzadas con franquiciados europeos se une la ruptura con el máster franquicia de Singapur. D+1 Holding, hasta ahora socio de la familia heladera, ha roto definitivamente sus relaciones empresariales y ha bajado la persiana de todos los establecimientos para reabrirlos con la marca Yole.

La nueva enseña, según D+1 Holding, es un "mejor producto" y tiene una gama más amplia de ofertas en su menú, además de "innovaciones de sabor emocionantes y ingredientes conocidos" de España e Italia, países en los que no se descarta aterrizar en una posterior expansión.

Las desavenencias entre ambos socios vienen de lejos. Los hermanos Javier y Miguel Díaz Baeza, propietarios de la marca en países del continente asiático, están enzarzados en una batalla judicial en la que está en juego una indemnización millonaria.

Llaollao se pronunciará públicamente en las próximas semanas

Desde la empresa dirigida por Pedro Martínez Espinosa explican que no será hasta la próxima semana cuando se fije una postura oficial. D + 1 Holding, por su parte, no ha querido hacer comentarios al respecto.

Más frentes abiertos

La de Singapur no es la única polémica. Los socios de Portugal demandaron a Llaollao “después de haber perdido mucho dinero”, según aseguró una de las fuentes cercanas a este diario. Algo que, según el mismo testimonio, se repitió en Chile

Los socios del país vecino fueron los primeros demandantes. Llaollao rescindió el contrato con sus socios lusos el 16 de mayo de 2014 y ambas partes llevaron la situación a los tribunales. Los portugueses exigieron a la familia Martínez Sirvent tres millones de euros en concepto de daños y perjuicios, algo que finalmente fue desestimado . 

Franquiciados de Llaollao han terminado en los tribunales con los Martínez Sirvent

Algunos de los franquiciados de Llaollao transmiten a Economía Digital su malestar en la arbitrariedad de la gestión. "Mientras hay países como Rusia en los que se goza de total libertad para alterar sabores y gestionar independientemente el negocio, en España la exigencia es máxima", critican.

Otros reprochan las imposiciones al dejar de contratar determinadas empresas en operaciones conjuntas para hacerlo con otras del grupo familiar, como Fullerton Logistics. Esta sociedad, explican, tiene un coste superior y es propiedad de Yolanda Martínez, madre del fundador y una de las impulsoras del proyecto.  

Llaollao mueve ficha

Asia ha perdido peso en el plan de negocio de Llaollao para el próximo año. Si en el primer anuncio de su expansión internacional se anunciaba el "éxito generado" en países del continente, en la nueva hoja de ruta las apuestas son bien distintas.

Asia ha perdido peso en la hoja de ruta de Llaollao

Las previsiones de la empresa pasan por reforzar la presencia en Centroamérica, donde cuentan con tiendas en El Salvador y pretenden abrir en Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Además, se marca como objetivo estratégico aumentar el parque de tiendas en España de aquí a 2020, hasta alcanzar los 200 establecimientos, duplicando los 99 locales que tiene la marca, según el registro oficial de franquicias.

Las previsiones apuntan a un crecimiento del 20% de la facturación (67 millones de euros) y al mantenimiento de una plantilla de más de 1.200 personas, así como una implantación en una veintena de países. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad