El fundador de la franquicia de heladerías de yogur llaollao, Pedro Espinosa. EFE/Juan Francisco Moreno

Llaollao espanta a sus franquiciados

stop

El negocio de la familia Sirvent capitaneado por Pedro Espinosa acumula demandas de sus franquiciados hartos de la presunta deriva en la gestión

Barcelona, 09 de septiembre de 2017 (05:55 CET)

El imperio de los Sirvent se derrite. Desde su expansión internacional, la startup del yogur helado creada por Pedro Espinosa sufre un goteo de salidas de sus franquiciados internacionales que declaran estar hartos de la gestión deficitaria del negocio hasta tal punto de romper relaciones con la familia y llegar a los tribunales.

El hartazgo se ha consumado en socios de siete de los veintiséis países en los que está instalado. Así, RusiaEslovaquia, Francia, Portugal, ChileItalia y Bélgica han dado portazo “después de haber perdido mucho dinero”, asegura una de las fuentes cercanas.

Portugal fue de los primeros demandantes (2013) cuando los responsables de la firma dejaron de pagar el transporte de materia prima y empezaron a exigir un canon de almacenamiento.

Algunos franquiciados de Llaollao han desistido. Otros les han llevado a los tribunales

Al país vecino le siguieron franquiciados de Asia. Algunos de ellos contaron a El Confidencial como los Sirvent imponían su criterio. Por ejemplo, una vez finalizado el acuerdo con su distribuidor logístico Havi, la familia optó por otra empresa cuatro veces más cara, Fullerton Logistics.

Algo que desde desde Murcia no se veía con malos ojos. Quizá, porque la administradora única de esta sociedad es Yolanda Martínez, dueña a su vez de la firma de yogur helado.

Sea como fuere, las disputas han llevado a la familia a mover ficha. La empresa desgajó en junio su patrimonio en ocho bloques para, hipotéticamente, salvaguardar los activos a tenor de las reclamaciones millonarias y los recursos pendientes de resolución.

España en parálisis

Si la experiencia internacional ha dejado un mal sabor de boca, la digestión en España tampoco ha sido buena. Franquiciados, trabajadores y formadores, manifiestan a este medio que el malestar es evidente ante el presunto incumplimiento de algunos aspectos del contrato.

Un problema al que se une el de las previsiones. Si desde su nacimiento la startup emergió de manera fugaz, lo cierto es que en los últimos años la empresa ha empezado a estancarse. Actualmente existen 99 locales de la marca, según el registro oficial de franquicias a datos de 2014.

Preguntados por la evolución hasta el momento y el cierre de locales en los últimos años, los responsables de la compañía se han negado a aportar ningún dato, al igual que tampoco han querido hacerlo sobre el resto de cuestiones planteadas en este reportaje.

Llaollao: atasco en el número de locales en España y caída en picado en las ventas

Pero con los números basta para entender la situación. Los últimos depósitos disponibles en el registro mercantil referidos a 2015, afloran que la cifra de negocio se situó en 4.324.904 euros, un 20% inferior que en 2014 (5.400.324), encadenando así tres años consecutivos de descensos.

Más brusca fue la caída de las ventas, que lo hizo en un 65% tras pasar de ingresar 4.217.867 euros en 2014 a 1.441.074 en el ejercicio posterior. Asimismo, el beneficio neto de la compañía quedó en 733.879 euros, un 16% menos que el año anterior (877.877).

¿Un emprendedor de paja?

El nucleo de los Sirvent, una de las fortunas más importantes de Murcia, está compuesto por Yolanda Martínez Sirvent Pedro Espinosa Párraga, padres de Pedro Espinosa Martínez, quien actualmente es la cabeza visible del proyecto.

Fuentes cercanas afirman que la responsabilidad de éste no va más allá y que, por tanto, el negocio verdaderamente está dirigido por sus dos progenitores.

Una afirmación que, de ser cierta, pondría en duda la figura de una de las promesas más importantes del panorama emprendedor que ha ganado premios como el Jaume I o el Startex.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad