El drama de Entrecanales, Koplowitz o Florentino: tienen más deuda que valor en bolsa

stop

BOLSAS

Florentino Pérez, presidente de ACS

16 de agosto de 2011 (18:35 CET)

Que el valor en bolsa de una empresa sea más bajo o incluso muy inferior a su deuda no significa en absoluto que no sea capaz de hacer frente a sus compromisos. Pero si la diferencia no para de crecer en el tiempo sin que la compañía haya elevado su apalancamiento de forma significativa, no lo duden: el mercado está descontado que tendrá dificultades para devolver lo que debe si su beneficio se resiente o se produce un descenso en el valor de sus activos.

La tormenta bursátil de este mes de agosto ha puesto en evidencia a muchas de las grandes compañías cotizadas. De las 23 empresas del Ibex –quedan excluidas las financieras y aquellas que no tienen deuda- analizadas, trece tienen ya más deuda que valor en bolsa. En este grupo están algunos de los apellidos más ilustres de la bolsa española, que se enfrentan a un futuro cuanto menos incierto.

Algunas como ACS no conocían esta situación hace un año, otras como Ferrovial, Sacyr Vallehermoso o Gas Natural siguen en unos niveles preocupantes pero inferiores a los de hace doce meses y una gran mayoría ve como la comparación entre valor en bolsa y capitalización se deteriora sin remedio.

La peor parte es para constructoras y gasistas, dos de los sectores con mayor necesidad de apalancamiento para financiar proyectos. El problema es que en el caso de las primeras las cifras empiezan a irse de las manos. El caso más llamativo es el de OHL, que ve como la deuda supera en un 536% la capitalización bursátil. Una caída en bolsa de alrededor del 15% y las fuertes inversiones en concesionarias justifican este salto.

Sin levantar cabeza


No tiene esa última excusa FCC. El grupo que controla Esther Koplowiz tiene ya cuatro veces menos valor en bolsa que deuda y sigue sin levantar cabeza en el parquet. A estas alturas ya es la constructora con más ratio de deuda sobre el ebitda –beneficio operativo- de todo el Ibex, sólo superada por Ferrovial. Ésta y Acciona son las dos únicas representantes del sector del ladrillo en el Ibex que suben este año en bolsa.

Un caso aparte es el de Sacyr. Hundida en bolsa el año pasado, hoy vale en bolsa el doble que hace un año a golpe de subidas y ampliaciones de capital. Aun así tiene un ratio entre valor en bolsa y deuda insuperable: la segunda supera en un 571% al primero. Esa relación era superior al 1.000% cuando expiraba el mes de agosto de 2010.

ACS prueba el lado amargo

La constructora que preside Florentino Pérez, la primera del país, es una de la que hace un año debían menos de lo que valía en bolsa. Pero el duro castigo del 22% que sufre la acción este año ha dado un vuelco a ACS en bolsa, que ha perdido la friolera de 2.000 millones de capitalización en los doce últimos meses.

La agresiva política del también presidente de Real Madrid no ayuda. El año pasado invirtió 2.750 millones de euros en comprar un 8% de Iberdrola y este año ha tomado el control de la alemana Hochtief por unos 900 millones. Una política cimentada en préstamos que han elevado su endeudamiento un 10% al cierre del primer trimestre, ya que el grupo aún no ha presentado las cuentas del segundo.

Una vez certificado el vuelco –como en el caso de Enagás, Grifols, Iberdrola y Red Eléctrica, que agosto de 2010 valían en bolsa más que su deuda-, ACS se enfrenta a la refinanciación de una parte significativa de su deuda este mismo año. Sacyr están en la misma situación.

Además de las constructoras, Abengoa, Abertis y Gas Natural presentan cifras de deuda que superan en más del 150% la capitalización bursátil. Los grandes transatlánticos de la bolsa están muy equilibrados a pesar del mazazo sufrido por las cotizaciones en las últimas semanas. La deuda de Iberdrola supera muy ligeramente su capitalización, mientras que en los casos de Telefónica, Repsol y Endesa el valor de mercado supera de largo sus obligaciones de pago.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad