El universo Ortega: 153.000 empleados fijos, 3.000 millones de beneficio…

stop

Los resultados consolidados de Inditex y Pontegadea dibujan un gigante con 25.000 millones en activos y unos ingresos anuales de 21.200 millones

Amancio Ortega en Casas Novas / EFE

A Coruña, 21 de julio de 2016 (09:43 CET)

Inditex es Amancio Ortega, pero Amancio Ortega no es sólo Inditex. ¿Cómo es el universo empresarial del magnate de la moda, sumando todos sus negocios? ¿Qué dimensiones tiene el grupo si a la moda se une el ladrillo en una misma cuenta de resultados?

Las preguntas tienen respuesta. Y están en el grupo consolidado de Pontegadea Inversiones y sus sociedades dependientes, hasta una quincena de compañías entras las que se encuentra el 50% del Grupo Inditex y, directamente, otro 25% de Tempe, además de las inmobiliarias. Conjuntamente, el grupo cuenta con 152.900 trabajadores fijos, y en 2015 ganó exactamente 3.027 millones, lejos de los 2.560 millones declarados un año antes. 

Los grandes números de Pontegadea Inversiones, como grupo consolidado, ofrecen la dimensión real del Universo Ortega: un volumen total de activos de 24.859 millones de euros, con un incremento en el patrimonio neto de 2.112 millones de euros en un año.

Según su memoria, durante el ejercicio 2015 el grupo generó un importe neto de la cifra de negocios de 21.234 millones, frente a los 18.362 millones de 2014. El resultado de explotación, el derivado de su propio negocio y antes de impuestos, se fue a los 3.875 millones, frente a los 3.322 millones de 2014. 

El valor del ladrillo

Las cuentas del grupo permiten conocer algunos detalles reveladores. Por ejemplo, el valor razonable de las inversiones inmobiliarias del grupo al 31 de diciembre de 2015, calculado en función de tasaciones realizadas por expertos independientes no vinculados al gigante de Arteixo, asciende a 6.670 millones de euros. Un año antes, eran 4.904 millones de euros. 

Sin embargo, el peso de Inditex es abrumador dentro de la estructura de ingresos de Pontegadea Inversiones. De esos 21.234 millones de ingresos, el negocio de la moda aporta nada menos que 20.900 millones, que fue lo que facturó Inditex el año pasado. Los 334 millones de euros restantes procedieron de la actividad inmobiliaria. Un año antes, este negocio había aportado 247 millones en ingresos, principalmente derivados de arrendamientos. 

España se queda pequeña

Aunque la matriz de Zara suele eludir el dato, tanto en las comparecencias públicas de Pablo Isla, su presidente, como en cualquier presentación a analistas, el negocio en España, concretamente de la actividad textil, queda retratado en las cuentas de Pontegadea Inversiones. Y crece. El año pasado España aportó 4.003 millones en ventas a Inditex, frente a los 3.706 millones del año precedente.

Sin embargo, está muy lejos de los 9.695 millones que aporta Europa y por encima de los 3.002 millones que genera el negocio textil en América. España también se queda pequeña en cuanto a la actividad inmobiliaria. Los ingresos de esta división se situaron en 2015 en 110 millones de euros, algo por encima de los 91 millones del resto de Europa y lejos de los 133 millones de ingresos de América. 

Las dimensiones de la actual Pontegadea Inversiones se generan en 2012, cuando el grupo realizó una ampliación de capital mediante la aportación no dineraria de participaciones del capital social de Gartler SL. Hasta ese momento, era Gartler la sociedad que mantenía la participación en Inditex. Como consecuencia de ello, ese paquete del 50% del grupo textil fue traspasado a Pontegadea Inversiones. No obstante, la gestión de ambas compañías se lleva a cabo de forma independiente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad