Europastry malvende sus franquicias panaderas

stop

PARTE MENOS RENTABLE DEL NEGOCIO

Redacción

El presidente de Europastry, Jordi Gallés (imagen derecha), junto a una de las panaderías que ha vendido a Nazca
El presidente de Europastry, Jordi Gallés (imagen derecha), junto a una de las panaderías que ha vendido a Nazca

en Barcelona, 17 de marzo de 2015 (11:31 CET)

Europastry ha vendido al fondo Nazca sus franquicias de panadería, compuestas por tres marcas conocidas en Barcelona y su área de influencia: L'Obrador, SantaGloria y Molí Vell. La operación se ha cerrado por una cifra que no se ha hecho pública. Fuentes del sector indican que la necesidad de sacarse de encima la parte menos rentable de su negocio se ha cobrado las plusvalías que la familia Gallés, fundadores y accionistas mayoritarios del grupo, podían obtener de la transacción. 

Las panaderías de Europastry facturaron el año pasado 15 millones, lejos de los 40 que habían alcanzado años atrás. La competencia con otras franquicias de perfil similar y la crisis ha lastrado los resultados de la división de retail

Justificación del presidente 

El presidente de Europastry, Jordi Gallés, niega que el motivo de la operación sea económico. El directivo la justifica por la competencia, pero con "nuestros propios clientes". Es decir, los compradores de productos de panadería congelados.

Esta actividad es la que centra ahora el negocio de la compañía, que inició su actividad hace 30 años con una panadería Molí Vell. Cerró 2013 con una facturación de 400 millones frente a los 365 conseguidos un año antes (con un beneficio final de 13 millones). 

42 establecimientos y 270 empleados 

Nazca, el fondo fundado por Carlos Carbó y Álvaro Mariántegui, ha adquirido los 42 establecimientos propios y nueve franquicias de las tres firmas. También se ha comprometido a mantener la plantilla, que alcanza las 270 personas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad