Freixenet aleja del precipicio su negocio de venta directa

stop

La compañía amplia capital de la filial de 'retail' para evitar que cierre otro ejercicio con patrimonio negativo

Tannic, el espacio gastronómico de Freixenet

Barcelona, 06 de mayo de 2016 (01:00 CET)

Freixenet ha iniciado en los últimos dos años su actividad de venta directa a través de dos canales: web y una tienda propia. La filial que canaliza este negocio es Freixenet Retail, sociedad que cerró el ejercicio 2014-2015 con patrimonio negativo, una delicada situación que ahora ha solventado con una ampliación de capital.

Freixenet Retail SL ha ampliado capital en 706.000 euros, según publica el Registro Mercantil. Con esta ampliación, la sociedad ha pasado de tener un capital de solo 3.000 euros, el mínimo, a más de 700.000 euros.  

A pesar de que la cifra no es significativa para un gran grupo, es importante porque saca a la sociedad de una situación delicada. Freixenet Retail fue la única filial del grupo que cerró el anterior año fiscal con patrimonio negativo, situación en la que se considera que una sociedad está en situación de quiebra técnica y sus acreedores, si los tiene, pueden instar concurso.  

La ampliación de capital se registró el pasado 26 de abril, a solo cuatro días del cierre de su último año fiscal, entre el 1 de mayo de 2015 y el 30 de abril de 2016. Por ello, previsiblemente, la sociedad ya no constará con patrimonio negativo en los resultados de dicho ejercicio.  

Tannic y Club Cuvée  

Freixenet Retail es en realidad una sociedad que el grupo creó en 1973 para otro fin pero que tenía dormida: Uvexport SA. En septiembre de 2014, la compañía la recuperó y la renombró para agrupar su negocio de venta directa a través de tienda propia y de internet.
 
A finales de ese año abrió Tannic, una tienda física y centro gastronómico en el exclusivo barrio barcelonés de Sarrià. Freixenet invirtió 250.000 euros en la tienda, que de momento no se ha replicado en otras zonas de Barcelona ni en otras ciudades.  

Pocos meses más tarde abrió la web Club Cuvée, a través del cual se pueden comprar todos los productos del grupo y contratar también experiencias, como catas, maridajes o visitas a las bodegas.  

Situación pasajera

Los resultados 2014-2015 de Freixenet Retail arrojaban una pérdidas de 67.572 euros y un patrimonio neto negativo de 64.381 euros, aunque no reflejaban deudas. En la memoria, se reconoce que, según la ley de sociedades, la empresa "se encuentra inmersa en una situación legal de disolución".  

Sin embargo, matiza que se trata sólo de un estado pasajero, ya que su actividad se acaba de iniciar, y asegura que "la sociedad presentará, en los siguientes ejercicios, incrementos de las ventas por importe significativo, gracias a las actuaciones comerciales llevadas a cabo".
 
Además, garantiza que la matriz, el grupo Freixenet, "ha manifestado su intención de seguir apoyando financieramente a la sociedad hasta que consiga el nivel suficiente de autofinanciación, que le permita restablecer la situación patrimonial". Esto es lo que ha hecho con la ampliación de capital.

Doce filiales con reservas negativas
 
Una situación de patrimonio negativa es muy delicada para una empresa, ya que si deja de pagar a sus acreedores, estos pueden instar el concurso. A cierre del ejercicio 2014-2015, la de retail era la única filial de Freixenet en esta situación virtual, pero tenía una docena con reservas negativas, como avanzó Economía Digital.  

Las 35 filiales de Freixenet aportaron al grupo unas reservas de 45 millones de euros, pero doce restaron. Las que presentaron peor situación fueron dos de las empresas en el exterior, la francesa y la australiana, y Comercial Grupo Freixenet.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad