El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. EFE-HM
stop

Incarlopsa fue a los tribunales por no recibir subvenciones de la Junta. Tras perder el juicio, García-Page eliminó los requisitos que le impedían recibirlas

Madrid, 24 de marzo de 2018 (04:55 CET)

El gobierno de Emiliano García-Page ha otorgado a Incarlopsa, conocido popularmente como ‘el carnicero de Mercadona’, las subvenciones y ayudas públicas que la empresa no pudo obtener en los últimos años ni por la vía administrativa ni a través de los tribunales.

El gobierno de Castilla-La Mancha concedió a Incarlopsa y sus filiales subvenciones por más de 4,7 millones de euros en concepto de las ayudas al fomento de la calidad agroalimentaria convocadas durante el año 2015.

El gobierno castellano-manchego otorgó una subvención a Incarlopsa el 31 de diciembre de 2016 de 3,47 millones de euros y a su filial Secaderos de Almaguer otra ayuda por 1,27 millones de euros.

Las ayudas, con fondos europeos, pero repartidos a través de las comunidades autónomas, están concebidas para pequeñas y medianas empresas agroindustriales. Incarlopsa y su filial habían sido rechazadas en esa convocatoria en 2011 cuando intentaron optar por vía administrativa y obtuvieron la negativa del gobierno autonómico.

La justificación

La negación estuvo justificada porque la empresa superaba los 750 trabajadores y los 200 millones de facturación que se establecía como techo para la recepción de este dinero público. Pero Incarlopsa, inconforme con la decisión del gobierno de la entonces presidenta, María Dolores de Cospedal (PP), acudió a los tribunales para reclamar su inyección de dinero público.

Entonces, los jueces también le negaron las pretensiones con un argumento idéntico al del gobierno regional. La empresa excedía las cantidades exigidas por el gobierno y recomendadas para la Unión Europeas para recibir este tipo de ayudas.

El 1 de abril de 2015, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha desestimó las pretensiones de Incarlopsa de ganar las subvenciones por vía judicial. La compañía fue condenada a pagar las costas.

Nuevas normas

Pero tras las negativas del gobierno y los tribunales, Incarlopsa finalmente obtuvo ayudas del gobierno autonómico. Seis meses después de la sentencia, en octubre de 2015, el nuevo gobierno socialista elimina los requisitos que habían sido incumplidos con Incarlopsa. Con la eliminación del techo de los 750 empleados y los 200 millones de facturación, la empresa podía ser beneficiaria de nuevo de ayudas públicas.

El 31 de diciembre de 2016, el gobierno de García-Page otorgó al grupo más de 4,7 millones de euros, lo que suponen casi el 10% del total de las ayudas aportadas a todo el tejido empresarial de Castilla-La Mancha. Un total de 200 empresas fueron beneficiadas, pero Incarlopsa, primera en facturación de la región, recibió más que el resto.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha del 21 de septiembre pasado deja acreditado que la Junta de Castilla-La Mancha trabajó “al dictado” de Incarlopsa cuando toleró maltrato animal en su matadero durante 2013 y 2017 y persiguió a los funcionarios autonómicos que denunciaron las ilegalidades en la compañía.

Esta semana, el propio presidente García-Page ha defendido a la compañía y aseguró que quien sospeche que su gobierno ha otorgado un trato de favor a Incarlopsa, deberá llevar el caso a los tribunales.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad