General Motors ocultó un defecto en sus coches que causó más de 100 muertes

stop

Las autoridades estadounidenses negocian un acuerdo con el fabricante, que se enfrenta a una multa récord por tapar un fallo en el sistema de ignición que afectó a más de 2 millones de vehículos

Varios vehículos de General Motors

en Barcelona, 23 de mayo de 2015 (09:53 CET)

General Motors, el histórico fabricante estadounidense que lideró el mercado del automóvil durante décadas, se enfrenta a una multa histórica. Las autoridades federales investigan desde hace meses un defecto en el sistema de ignición de sus vehículos que habría causado más de 100 muertes.

El problema no está en el error de fabricación, sino en que la compañía lo ocultó durante casi una década, sin hacer nada para solucionarlo. Los investigadores consideran que General Motors cometió un delito penal, según informa The New York Times, por lo que washington está ya negociando un acuerdo por el que el fabricante pagaría una multa récord por ocultar durante casi una década la existencia del problema en más de 2,6 millones de vehículos

Apagones inesperados

El rotativo indica que la multa que podríasuperar los 1.200 millones de dólares que Toyota pagó el año pasado por ocultar un defecto en sus vehículos que causaba aceleraciones involuntarias y produjo decenas de accidentes.

En febrero de 2014, General Motors empezó a realizar llamadas a revisión de antiguos modelos para reparar el defecto que provocaba que el automóvil se apagara de forma inesperada simplemente por el peso del llavero que sujeta la llave de encendido o porque la carretera por la que circula el vehículo es irregular.

Multas y demandas

La compañía ya aceptó pagar una multa de 35 millones de dólares el año pasado, tras reconocer que conocía la existencia del defecto en el sistema de ignición desde hacía años. Además, ha gastado miles de millones de dólares en reparar el defecto en los vehículos afectados y se enfrenta a demandas individuales que podría suponer miles de millones de dólares más en litigios.

La investigación interna de General Motors echó la culpa a un grupo de empleados que habían ocultado el problema y que fueron despedidos. Se creó un fondo de compensación gestionado por un abogado especializado en indemnizaciones masivas, que hasta el lunes de esta semana había reconocido 104 muertes causadas por el defecto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad