Hacienda y la Fiscalía le ponen la proa a Emilio Cuatrecasas

stop

INVESTIGAN A LAS GRANDES FORTUNAS

Cuatrecasas asesora a Gamesa

22 de diciembre de 2011 (12:22 CET)

El presidente del bufete de abogados que ha optimizado la fiscalidad de las grandes fortunas y empresas catalanas deberá dar explicaciones por sus propias cuentas. La Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona presentó el martes una querella contra Emilio Cuatrecasas por 10 presuntos delitos fiscales cometidos en los ejercicios que van de 2006 a 2009.

Las investigaciones del ministerio público han recaído en el juzgado de instrucción número 32 de Barcelona. Según los datos conocidos por Economía Digital, a Cuatrecasas se le imputan tres delitos tributarios vinculados con sus declaraciones de renta; dos, por su impuesto de patrimonio; otro por impuesto de sociedades; y tres relacionados con las declaraciones de IVA. En el décimo está relacionada su esposa, aunque Cuatrecasas figura también como inductor, según fuentes de la Fiscalía.

Durante los últimos meses, los intereses empresariales y personales del abogado y empresario barcelonés han sido investigados a conciencia por la Agencia Tributaria. De hecho, Emesa, una de las sociedades que controla al 100% fue notificada y mantiene abierta una inspección tributaria, según han confirmado fuentes oficiales de esta sociedad.

El barco, bajo sospecha

Emesa es una sociedad de inversión controlada por el empresarios con intereses en el ámbito industrial, los servicios y la inmobiliaria. Fundada en 1986 cuenta con una quincena de empleados y ha sido su instrumento de inversión en, por ejemplo, la inmobiliaria Habitat. También es la propietaria del barco del millonario, de nombre Concordia, y 90 pies de eslora, que atraca habitualmente en el puerto de Mataró.

“La compañía tributa con planteamientos fiscales acordes con la legislación”, aseguró ayer a Economía Digital una portavoz oficial de la compañía.

Discrepancia legal


Su opinión no parece coincidir con la impresión que tanto la Agencia Tributaria como la Fiscalía de Delitos Económicos barcelonesa tiene del examen de sus cuentas y del cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

La actuación de las autoridades judiciales y tributarias ha caído como un jarro de agua fría en Cuatrecasas, Gonçales y Pereira, el despacho legal más importante de Barcelona con una facturación en 2010 de 190 millones de euros y un millar de empleados, en su mayoría abogados. El bufete está considerado como el segundo de España en términos de negocio. El propio Cuatrecasas es una de las grandes fortunas barcelonesas y acumula un importante parque de propiedades inmobiliarias en puntos estratégicos de la capital catalana.

De hecho, una de las especializaciones por las que siempre ha brillado el bufete de Emilio Cuatrecasas es por la defensa de causas tributarias ante las administraciones públicas. El prestigio del despacho se ha cimentado de forma especial en el derecho fiscal durante los últimos años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad