Josep Piqué presidirá el Cercle d'Economia a partir de Semana Santa

stop

El presidente de Vueling se perfila como el sucesor de Salvador Alemany al frente del foro de opinión barcelonés

Josep Piqué

02 de febrero de 2011 (19:57 CET)

Lobby, foro de opinión, centro de debate independiente, espacio transversal de discusión económica y política. Esas son algunas de las definiciones que a lo largo de la historia ha recibido el Cercle de Economia, una asociación con más de 1.400 socios y 52 años de historia. El liderazgo de esa institución es una de las plataformas públicas más destacadas del mundo económico barcelonés. Su presidente actual, Salvador Alemany, abandona el cargo. Ha sido designado por el nuevo Govern de CiU como responsable del Consejo Asesor para la Reactivación Econòmica y el Crecimiento (Carec), cargo que podría causar incompatibilidades estéticas. Josep Piqué, presidente de Vueling, se perfila como su sucesor natural.

Pocos, probablemente casi ninguno, de los notables de la ciudad han vivido ajenos en algún momento de su carrera profesional, empresarial o política al Cercle. Alemany, que también preside la concesionaria de autopistas y gestora de infraestructuras Abertis, convocará el proceso de renovación de los órganos de gobierno en los próximos días con la intención de que esté concluido a mediados de abril.

La liturgia y la historia de la institución dictan que uno de los vicepresidentes asuma el relevo al finalizar los mandatos de tres años. En esta ocasión, Piqué cuenta con más posibilidades que cualquiera de los cuatro posibles. Además, el representante de la filial de Iberia ha mostrado su disposición a recuperar al cargo que dejó cuando José María Aznar le nombró ministro en su primer gobierno.

Mal momento para un financiero

Josep Oliu (Banc Sabadell) ha hecho saber que no es el mejor momento para que un financiero asuma una responsabilidad como la del Cercle y que declinaba esa posibilidad. De hecho, su principal ocupación es preparar el banco para los requerimientos de capital que el Ejecutivo ha aprobado.

El cátedro de política económica de la Universitat de Barcelona Antón Costas es otro de los vicepresidentes. Jamás un académico ha presidido la entidad, pese a que el mundo universitario está siempre representado en el Cercle.

Carulla, inhabilitado

El cuarto vicepresidente es Artur Carulla. Su implicación en un presunto delito de fraude fiscal que afecta a los miembros de su familia hace inviable su nombramiento como presidente del Cercle. Fuentes próximas al presidente de Agrolimen señalan que no tenía especial interés en ocupar ese cargo, mientras que otras vinculadas a la institución señalan que había elevado su protagonismo en la institución hasta que se conoció el Caso Carulla.

Con el probable nombramiento de Piqué a mediados de abril, el nuevo presidente contará con casi un mes y medio para liderar la tradicional reunión de Sitges, que se celebrará los días 2, 3 y 4 de junio próximo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad