La actividad filantrópica de Koplowitz facilitó la entrada de Gates en FCC

stop

CONSTRUCCIÓN

Bill Gates y Esther Koplowitz | ED

22 de octubre de 2013 (20:29 CET)

Esther Koplowitz, madre de la actual presidenta de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y primer accionista del grupo, es junto a Ana Patricia Botín la mayor mecenas de España. “Posee un sentimiento de entrega muy pronunciado por los más necesitados de la sociedad”, asegura el director de responsabilidad social corporativa del grupo constructor, Javier López-Galiacho en las memorias de la compañía.

A través de su fundación respalda distintos proyectos, aunque hay sensibilidades comunes con Melinda y Bill Gates, el nuevo accionista de FCC con el 6% de las acciones. Se trata de la inquietud por la investigación científica en todas sus manifestaciones y “siempre en relación con un objetivo de acción social”, según el informe La Fundación Esther Koplowitz, su modelo de filantropía.

Donaciones a proyectos médicos

En Barcelona, Koplowitz dedica 15 millones al Centro de Investigaciones Biomédicas Esther Koplowitz, el CIBEK. La unidad depende del hospital Clínic y despunta en el ámbito de la investigación biomédica. Entró en servicio el 2010. No es el único proyecto. En Madrid, por ejemplo, pagó al hospital Clínico San Carlos la factura de la compra del robot quirúrgico Da Vinci: un millón.

La estrecha relación de Koplowitz con el mundo sanitario es el nexo de unión con el matrimonio Gates. Concretamente la lucha contra la malaria. Ambos filántropos han respaldado varias investigaciones del hospital catalán. Melinda y Bill donaron nueve millones al equipo del doctor Pedro Alonso.

Con una dotación de 200 millones al año, la institución del impulsor de Microsoft, la segunda mayor fortuna del mundo, promueve además la prevención del sida en países donde la enfermedad es un problema de primera magnitud, como la India. Los científicos catalanes también despuntan en esta especialidad.

El primer contacto

De la filantropía a los negocios ha habido apenas un paso. Fuentes financieras reconocen que el mundo científico barcelonés les puso en contacto hace años y que la relación entre ambas familias se ha estrechado. Ello facilitó que en abril el consejero delegado de FCC, Juan Béjar, fuera recibido en Ginebra por el fondo de inversión de los Gates.

El grupo constructor inició pocas semanas después de presentar su plan de reestructuración un roadshow para captar nuevos socios. El objetivo es recapitalizar las cuentas a cambio de capital social. En julio, FCC vendió el primer 3% de autocartera. Este lunes, los dos apellidos relacionados con las donaciones más generosas han quedado unidos también como accionistas.

Maximizar la inversión

Koplowitz no espera que Gates entre en el consejo de administración de FCC. Sus fondos buscan maximizar la inversión sin mediar en la gestión. De momento, el primer día se salda con 1,1 millones en ganancias para el matrimonio estadounidense. La sola presencia del empresario ha disparado la acción.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad