La plantilla de Panrico vota ir a la huelga

stop

Los trabajadores deciden en asamblea parar la producción a partir del siete de octubre

28 de septiembre de 2013 (14:47 CET)

La plantilla de Panrico dejará de producir el próximo siete de octubre. En dos semanas, las cinco factorías que el grupo tiene en España se pararán en señal de protesta de forma indefinida hasta que la dirección encabezada por Carlos Gila decida pagar las nóminas de septiembre.

Así lo han votado los trabajadores de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), Valladolid (Castilla y León), Paracuellos de Jarama (Madrid), Puente Genil (Córdoba) y Murcia por mayoría este sábado por la mañana.

Autónomos

El primer lunes de octubre no sólo se parará la producción. Si la empresa no paga las retribuciones de septiembre a los 2.115 autónomos dependientes antes de ese día, sus representantes ya han avisado que no pondrán en marcha las furgonetas para no perder dinero.

Los trabajadores de Santa Perpètua reconocían a las puertas de la factoría que la asamblea ha sido rápida y con casi ninguna oposición a la convocatoria de huelga. “Con nuestra trayectoria, es la única opción que nos queda”, aseguraba un empleado a este medio.

Recortes hace un año

En la planta catalana Panrico ya aprobó hace casi un año una reestructuración de plantilla que implicó despidos y recortes salariales. “A mi ya me bajaron un sueldo el 30%, si lo hacen otra vez casi tendré que pagar para venir a trabajar”, se quejaba otro empleado. Una situación parecida a la que se vivió en Madrid o Andalucía.

Aseguran que el sueldo medio de un empleado de fábrica de Panrico ronda los 1.000 euros. “No es verdad que estén por encima de la media del mercado”, declaran.

Concurso de acreedores

Gila quiere recuperar la viabilidad de Panrico con el despido de 1.914 trabajadores (el 48% de la plantilla) y rebajar los salarios entre el 35% y el 45%. “Su única pretensión es hacer la compañía atractiva para vendérsela a alguien”, asegura el representante de CGT de la planta catalana, Gaspar Fernández.

“Es un plan inasumible”, ha añadido uno de sus compañeros. De hecho, muchos empleados de Santa Perpètua reconocen que prefieren el concurso de acreedores antes que aceptar los recortes de Gila.

Comisión negociadora

Con todo, la plantilla no tira la toalla. De forma paralela a la convocatoria de huelga, cuyo fin es cobrar la nómina de septiembre, los empleados decidirán a principios de semana quién forma parte de una comisión negociadora de unos 13 miembros que se sentará con los representantes de Oaktree (el fondo propietario de Panrico) para intentar llegar a un acuerdo.

Por el momento, no se ha fijado ningún calendario de encuentros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad