La plantilla de Vodafone exige las cuentas para demostrar que el ERE es un montaje

stop

PLAN DE DESPIDOS

David Placer

Vista general de la sede de la compañía de telefonía móvil Vodafone en Düsseldorf (Alemania) / EFE
Vista general de la sede de la compañía de telefonía móvil Vodafone en Düsseldorf (Alemania) / EFE

Madrid , 13 de septiembre de 2015 (17:23 CET)

Vodafone no está tan mal como dice y el éxito comercial de Vodafone One y los resultados de los últimos dos trimestres lo demuestran. Esa es la tesis que manejan los trabajadores que han comenzado a negociar los 1.300 despidos que la multinacional ha propuesto en su último Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

A los dirigentes de Comisiones Obreras "no les cuadran" los números presentados por la multinacional británica que quiere deshacerse del 20% de su plantilla después de la fusión con ONO el año pasado. Vodafone argumenta causas económicas, productivas y organizativas para sustentar su plan de despidos que afecta a casi el 22% de su plantilla unificada en España.

Por esa razón, los trabajadores han pedido las cuentas detalladas de los últimos dos trimestres y los resultados de Vodafone One, el servicio integrado de telefonía, internet de fibra óptica y televisión. La plantilla tiene el convencimiento de que la compañía va mucho mejor de lo que dice y que Vodafone oculta los buenos resultados de su última política comercial para justificar el ERE.

Perspectivas positivas

La presentación del ERE de Vodafone coincide con una perspectiva de mejora de las cuentas en España. Los resultados del último trimestre muestran una mejora en el descenso de facturación que la compañía viene arrastrando durante los últimos períodos.

La filial española facturó 1.235 millones de euros entre abril y junio de este año, lo que supone una disminución de apenas el 0,8% en comparación con el mismo trimestre del año anterior. "La compañía nos ha presentado unas cuentas muy generales y queremos las cifras por departamentos y por separado: las de ONO y las de Vodafone para tener una foto real de lo que hay y de lo que propone la empresa", explica Beatriz Molino, secretaria de la sección sindical de Comisiones Obreras en Vodafone.

Los departamentos afectados 

Los trabajadores también han solicitado la información detallada de la plantilla por edades, ya que tienen la sospecha de que la compañía tiene la intención de que los mayores de 50 años supongan el grueso de los afectados.  

Vodafone España registró una facturación de 4.679 millones de euros en España con un beneficio del 21,4%. Son unas cifras que demuestran el buen estado de salud de la empresa, pero son insuficientes, según la cúpula directiva que exige recortes en personal.

Tanto Vodafone como ONO ya habían ejecutado dos ERE después de la drástica caída del consumo en 2008 y del inicio de la guerra de precios entre operadoras. ONO despidió a 1.300 empleados en 2009 y se comprometió a no hacer nuevos ajustes de plantilla hasta 2015. Vodafone también ejecutó un ERE hace dos años que redujo en 20% de los puestos de trabajo (unos 900 trabajadores).

El consejero delegado en España, Antonio Coimbra, considera que Vodafone y ONO son dos compañías complementarias. Y muestra de ello es el crecimiento que están experimentando los productos convergentes fruto de la fusión. Pero la filial española también argumenta que la fusión ha ocasionado duplicidades especialmente en los sectores de informática, contabilidad, sistemas y recursos humanos. Allí recaerá la mayor parte del peso del ERE.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad