Los Costafreda evitan 'in extremis' la disolución de los restaurantes Sandwich & Friends

stop

La familia que controla la cadena realiza una operación acordeón a través de la cual el capital de la compañía pasa de 1,7 millones a tan sólo 18.000 euros

Fotos de los establecimientos y la comida de Sandwich& Friends

14 de noviembre de 2014 (19:10 CET)

¿Es la historia de Sandwich & Friends la de una muerte anunciada? La familia Costafreda que controla esta cadena de restauración ha evitado de momento la disolución a través de lo que se conoce como operación acordeón. Es decir, ha reducido el capital de la compañía para restablecer el equilibrio patrimonial y se ha vuelto a aumentar con una cantidad que permite a la firma seguir adelante.

Sandwich & Friends ha pasado de un capital de 1,75 millones a un resultante de cero para, después, recibir tan sólo 18.650 euros. La reducción de más de un millón y medio de euros se habría realizado para compensar las pérdidas acumuladas.

Según las cuentas publicadas, Sandwich & Friends ha cerrado los últimos ejercicios en números rojos. En 2011, se recortaban las pérdidas hasta los 185.000 euros, frente a los 520.000 de un año antes y los 317.000 euros de 2009. Las ventas en estos años rondaban o superaban los dos millones de euros.

La segunda generación al mando

La compañía está capitaneada por los ex propietarios de Panrico. Según se desprende del registro mercantil, quienes están al mando son los hermanos Irina y Alberto Costafreda tras el cese de Franxa Tomàs, el cofundador que todavía mantenía una participación en la cadena después de la salida de su socio, Kike Gomà.

La cadena contaba en 2009 con seis establecimientos. Ahora, un lustro más tarde, apenas tiene dos restuarantes en su haber, uno en el paseo del Born y otro en la calle Madrazo, ambos en Barcelona.

Un nuevo director general


Además, se ha incorporado recientemente un nuevo director general, Rodrigo Martínez, según han confirmado fuentes próximas a la compañía. Sin embargo, tras varios intentos por parte de este medio ha sido imposible hablar con él sobre su aterrizaje en la compañía y los planes a corto plazo que tienen los dueños de la misma.

De momento y según se desprende del balance de Sandwich & Friends, así como de la reducida red de establecimientos, la luz con la que brillaba esta cadena se apaga poco a poco, aunque sin extinguirse del todo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad