El presidente de Almirall, Jorge Gallardo. EFE

Los Gallardo insisten en los Estados Unidos tras la bofetada de Aqua

stop

Almirall, la farmacéutica de la familia Gallardo, se interesa por comprar licencias o grupos de productos en territorio estadounidense

Barcelona, 10 de mayo de 2018 (19:08 CET)

Se aprende a golpes, dicen. Y Almirall ya tiene la lección aprendida en los Estados Unidos. La farmacéutica de la familia Gallardo sufrió pérdidas por 246 millones de euros en el país con la aventura de su filial Aqua, pero no renuncia al mercado. “A pesar de las bofetadas, EEUU sigue siendo un mercado muy importante para nosotros, no lo podemos dejar de lado”, avisan

Después de celebrar una junta de accionistas que aprobó unas pérdidas de 303,9 millones de euros en 2017 por el agujero de Aqua (247 millones) y Poli Group (53 millones, el presidente de la compañía, Jorge Gallardo, desveló la estrategia en territorio americano: “Adquirir licencias o hacerse con grupos de productos para dar un impulso al negocio en el país”.

“Tanto en esta como en otras áreas geográficas, estamos preparados para operaciones corporativas, por lo que si sale algo que sea razonable y nos interese, lo haremos”, añadió. No obstante, el foco del crecimiento está claro. Todavía se debe estabilizar el negocio americano, por lo que el aumento de los beneficios llegará de Europa. El objetivo: que el Ebitda crezca el 20% y las ventas el 5%.

Almirall sube un 18% en bolsa en lo que va de año pero está lejos de los niveles previos al desplome por Aqua

Con las cifras en la mano, Gallardo aspira a devolver la acción a los niveles en los que se movía antes del descalabro de Aqua. Cuando en julio la empresa se vio obligada a rebajar sus previsiones, el valor se movía entorno a los 15,8 euros. Cerró el año en 8,75 euros, el 45% menos.

Desde enero, la participación se recupera lentamente y ya se encarama en los 10,2 euros, el 18% más que a inicios de 2018. No obstante, la recuperación no evitó que el directivo tuviera este jueves que dar explicaciones por el varapalo.

Bronca con los accionistas (con la cárcel de por medio)

Un accionista minoritario, con apenas 200 acciones de la farmacéutica, tomó la palabra para criticar el desplome de la acción y para preguntar a Gallardo si los máximos responsables del negocio de EEUU "siguen cobrando aún de la compañía o están en la cárcel", un comentario que no sentó nada bien al presidente de Almirall.

"Ya hemos hablado bastante de cárcel en este territorio. La gente hace lo que buenamente puede. En un negocio, la gente se equivoca, y si el error es muy grande, abandonan o les hacemos abandonar la compañía",  respondió. Para añadir: "Si piensa que tenemos que ir a la cárcel, venda las 200 acciones, pero yo le pediría que tuviera usted confianza en la compañía”

Tanto en su discurso como en respuesta a otro accionista, que le ha pedido que explicara la razón del descenso abrupto de las acciones de Almirall, Gallardo insistió en que los problemas en EEUU, relacionados con un uso inadecuado del programa de asistencia al paciente de Aqua, afectaron al resto de grandes farmacéuticas.

Hemeroteca

Almirall
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad