Los Pujol se rascan el bolsillo para frenar el enésimo conflicto laboral en Ficosa

stop

La dirección firma pagar un interés del 10% por cada día de retraso en el abono de la nómina a partir de este viernes

Los trabajadores de Ficosa en la asamblea de este viernes | CCOO

30 de agosto de 2013 (20:39 CET)

En enésimo conflicto laboral en Ficosa no ha llegado a las 24 horas. La familia Pujol, accionista mayoritaria del grupo de componentes de la automoción, ha decidido sacar la cartera para mitigar los ánimos en la factoría por el retraso en el pago de la nómina. Este viernes por la tarde ha firmado un documento en el que se compromete a sufragar un interés del 10% por cada día de retraso a contar a partir de este viernes.

En contrapartida, los trabajadores de los centros de Viladecavalls y Rubí (Barcelona) han desconvocado las movilizaciones que se iniciaban la próxima semana y han salido del departamento de recursos humanos de la sede central. Una representación de la plantilla de Ficosa Electrónics, la antigua Sony, se encerró en los despachos el jueves a última hora en señal de protesta.

Proveedor

La dirección de Ficosa alega que no ha podido responder a la fecha de pago habitual por las deudas de un proveedor. Desde UGT de Catalunya rechazan esta justificación. Argumentan que los sueldos de la plantilla de Ficosa, de 1.200 personas, no pueden depender exclusivamente de una sola empresa.

Los trabajadores denuncian desde hace tiempo las tensiones de tesorería de la compañía. “No entendemos cómo se puede gestionar una empresa así”, declara el secretario de CCOO del Vallès Occidental (Ficosa) y trabajador de la empresa, Enrique Rodriguez.

Los Pujol mantienen que intentarán pagar a sus empleados antes del seis de septiembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad