Luis del Olmo denuncia a su hombre de confianza por un fraude millonario

stop

EXCLUSIVA

El periodista Luis del Olmo

14 de noviembre de 2011 (00:31 CET)

Después de una larga trayectoria en común, el popular radiofonista Luis del Olmo interpuso el pasado agosto una denuncia penal contra Rogelio Rengel Mercadé, el histórico hombre de confianza de sus múltiples negocios, por presunta administración fraudulenta de sus intereses empresariales.

El quebranto, del que aún se desconoce toda su magnitud, está siendo investigado por la policía y el juez. Según ha podido saber Economía Digital de fuentes jurídicas, el volumen de la estafa podría rondar los cinco millones de euros e implicaría, supuestamente, a terceras personas.

El procedimiento penal se inició al advertir el pasado verano que existían movimientos contables irregulares. La operativa llevada a cabo por Rengel implica a dos oficinas bancarias, una de La Caixa y otra de Banc Sabadell, desde las que se producían diferentes cargos y abonos entre las empresas del periodista y otras controladas directamente por su administrador y hombre de confianza, según han confirmado fuentes de ambas entidades bancarias.

El acusado disponía de apoderamientos suficientes para ejecutar operaciones bancarias en nombre de las compañías representadas desde finales de los 90.

“Confianza traicionada”


Luis del Olmo González, hijo del radiofonista y abogado, admite que constataron la existencia de “defraudaciones generalizadas” y que desconocen el número de afectados y de implicados que habrían participado en los hechos. Al descubrirlos decidieron interponer acciones penales para esclarecer lo acontecido y depurar las responsabilidades correspondientes. El letrado reconoce que no advirtieron hasta el pasado verano que Rengel “había traicionado la confianza”, momento en el que interpusieron la denuncia.

Del Olmo ha declinado cuantificar el volumen total de la estafa hasta que se practiquen todas las pruebas periciales y se recabe la información bancaria por parte del juez y la policía. La larga trayectoria de Rengel como hombre de confianza del grupo familiar hace difícil, según los perjudicados, conocer con exactitud esos datos, que esperan desvelar con las diligencias solicitadas.

Culpa admitida


Fuentes de la investigación han confirmado a Economía Digital que la instrucción del caso sigue su curso y que el propio Rengel habría admitido en sus declaraciones ante la policía y el magistrado instructor que obraba de forma fraudulenta en la administración de las sociedades propiedad del periodista barcelonés.

Otros medios conocedores del caso señalan que una parte importante del dinero desviado correspondería a los ingresos obtenidos por Del Olmo de la venta de su red de emisoras (Onda Rambla) al grupo Vocento en 2009. Aunque ni Del Olmo ni Vocento informaron del montante de aquella operación, medios del sector la situaban en 12 millones de euros. El popular radiofonista ha construido un grupo empresarial con intereses en diferentes sectores.

La primera actuación de la policía autonómica consistió en arrestar a Rengel. Su declaración ante los Mossos de Esquadra y el titular del juzgado de Instrucción número 17 de Barcelona se prolongó durante dos días. Por su edad y el arraigo familiar, el magistrado decretó su libertad el pasado 2 de septiembre. Fuentes judiciales señalan que los cargos que se le imputan son de presunta apropiación indebida y estafa, entre otros.

Entre la asesoría empresarial y el periodismo

Rengel (Roda de Barà, Tarragona, 1941) consta como administrador único de Protagonistas Radio SL y apoderado de Onda Rambla SA en el registro mercantil, entre otras sociedades del grupo familiar de Del Olmo. No obstante, la faceta pública más conocida del acusado era su condición de editor de la revista deportiva Don Balón, que fundó en 1974 y que dejó de aparecer en el mercado el pasado verano, una semana después del arresto de su editor, aquejada de serios problemas financieros.

Don Balón se publicaba en España y contaba con diferentes ediciones en Latinoamérica, además de presencia en otros continentes. Era una de las pocas revistas europeas que participaba en la concesión de la llamada Bota de Oro al futbolista más goleador del continente.

Rengel, formado como censor jurado de cuentas, graduado social y analista financiero, había ejercido también como periodista en Garbo, La Hoja del Lunes y El Noticiero Universal. En 1990, el Comité Olímpico Internacional le concedió la orden olímpica en reconocimiento de su trayectoria profesional como periodista deportivo. Rengel cuenta con una empresa de asesoramiento fiscal y mercantil en Barcelona de larga trayectoria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad