Marsal se convierte en el número dos de la CEOE para el diálogo social

stop

Rosell da entrada al presidente de la metalurgia catalana y al representante del empresariado andaluz en el primer nivel de la gran patronal española

17 de febrero de 2011 (14:08 CET)

El presidente de la Unión Patronal Metalúrgica (UPM), Antoni Marsal, que fue el impulsor de la candidatura alternativa a Juan Rosell en las elecciones del pasado octubre en Foment del Treball, ha recompuesto sus antagónicas relaciones con el actual presidente de la CEOE. Hasta tal punto, que Rosell designó al representante de los metalúrgicos catalanes como vicepresente de la Comisión de Diálogo Social en la reunión de la junta directiva y del comité ejecutivo del miércoles.

Marsal formará parte del equipo que dirige el secretario general, José María Lacasa, y en el que tiene –de forma discreta-- un papel destacada el también secretario de Foment del Treball, Joan Pujol, que ha recibido el encargo directo de Rosell para pilotar las negociaciones con sindicatos y gobierno en materias de reforma laboral, negociación colectiva y todas aquellas pendientes en el ámbito de la concertación social.

Reorganización de la UPM

La decisión se ha producido después de que Marsal, que también es vicepresidente de los metalúrgicos españoles agrupados en Confemetal, reorganizara los principales órganos de gobierno de la UPM dando entrada en ellos a algunos representantes de sectores y empresas que perdieron protagonismo en las últimas elecciones fruto de las divergencias entre quienes apoyaron a Rosell y quienes se alinearon con Joaquim Boixareu, candidato alternativo a la presidencia de Foment del Treball. En ese caso se encontraron Antoni Abad (Cecot) y los representantes de empresas como Seat o Roca.

Fuentes próximas a Rosell señalaron a Economía Digital que la designación de Marsal pretende poner “las instituciones por encima de las personas y de las filias y fobias de cada uno”. De hecho, el convenio del metal de Barcelona es uno de los más importantes de España y, según los mismos medios, permitirá que Marsal, que es un gran negociador en ese ámbito, adquiera un protagonismo creciente en las relaciones con las fuerzas sindicales.

Asimismo, el presidente de los empresarios andaluces Santiago Herrero también aceptó la vicepresidencia ofrecida por Rosell después del proceso electoral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad