Pimec entierra para siempre la fusión con Foment porque es 'misión imposible'

stop

Después de tres intentos de unión empresarial, la organización ha constatado que no se pueden defender los intereses de las pymes desde una gran patronal

El presidente de Pimec, Josep González

en Barcelona, 10 de diciembre de 2015 (12:42 CET)

Pimec ha enterrado definitivamente la idea de la unidad patronal catalana, que se ha intentado tres veces con conversaciones para la fusión de Foment y Pimec. Dicha patronal de pequeñas y medianas empresas ha decidido en su última junta cerrar este capítulo, siempre medio abierto, con candado, hasta que otra junta y otro presidente decida la contrario, porque es "misión imposible".

Josep González, presidente de Pimec, ha explicado este jueves que la entidad ha tomado la decisión de no volver a perseguir la fusión patronal en Cataluña como fruto de una profunda reflexión. La organización ha constatado que las grandes empresas y las pymes deben estar representadas por diferentes organizaciones, ya que tienen intereses distintos en muchos aspectos, por ello descarta la unión con la patronal que preside Josep Gay de Montellá.

Intereses divergentes

"No creemos en la unificación de las patronales. El único modelo válido es que se separe entre pymes y grandes empresas". Por ello, "no habrá en el futuro otra ronda de conversaciones", ha explicado tajantemente González. "No es posible hacer una unión sin dejar a las pymes sin voz. No podemos reproducir en Cataluña un esquema que hemos criticado muchas veces en España", ha añadido.

González ha sido protagonista en los tres intentos de fusión entre ambas patronales catalanas, en 2003, 2009 y 2011. "En un periodo marcado por la crisis, yo he defendido que este acuerdo era posible. Se convirtió prácticamente en una obsesión. Ha habido buena voluntad por ambas partes, pero la verdad es que con la perspectiva del tiempo hemos llegado a la conclusión que eso era misión imposible, no se podía hacer".

Decisión por experiencia

El presidente de Pimec ha asegurado que las actuales tensiones entre ambas patronales por la representatividad empresarial no han tenido nada que ver en la decisión. Eso sí, la coincidencia en el tiempo es total: la patronal tomó la decisión el 17 de noviembre, justo cuando se cerraba el acuerdo del Acord Interprofessional de Catalunya (AIC), que Pimec amagó con no firmar por la presencia de Fepime, la filial de pymes de Foment a la que Pimec no reconoce.

Según González, la decisión responde a la experiencia de ver que las grandes y las pequeñas empresas tienen intereses divergentes en temas como la lucha contra la morosidad (que en muchos casos, ejercen las grandes sobre las pymes), la fiscalidad, la ley de contratos públicos (para la cual Pimec hizo propuestas que CEOE torpedeó, según González), ente otras.

Por ello, ha criticado el esquema patronal español, en el cual la organización que representa a las pequeñas y medianas empresas, Cepyme, es filial de la CEOE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad