Pimentel fija en 200.000 euros el salario máximo de los controladores

stop

El árbitro para solucionar el conflicto del colectivo con Aena reduce la jornada máxima aeronáutica 41 horas, dejándola en 1.670

28 de febrero de 2011 (13:58 CET)

Los controladores aéreos cobrarán como mucho 200.000 euros anuales. Así lo establece el laudo dictado este lunes por el árbitro designado por el colectivo y Aena tras la huelga salvaje de diciembre, Manuel Pimentel. En contraprestación, la jornada máxima aeronáutica será de 1.670 horas frente a las 1.711 actuales.

Según Pimentel, de esta forma la empresa tendrá “un colchón” para empezar a reducir el absentismo laboral e ir ajustando la jornada, que respetará los porcentajes establecidos de descanso del 25% en turno de día y del 33% en turno de noche. De esta forma, el futuro convenio de los controladores vinculará el salario a la jornada y la productividad. En rueda de prensa ha reconocido que “trabajan más que la media europea, pero también cobran mucho más”.

El laudo arbitral también recoge la legislación europea e intenta que se homologue con la normativa de cara a la implantación del cielo único europeo. Así se incluirán 40 horas adicionales extra al año en materia de formación, hasta 1.710 horas en aquellos centros en los que se apliquen y sean necesarias. En 2012 serán 25 horas y en 2013 20. En cuanto a las extraordinarias, se mantienen las 80 máximas anuales.

Jubilación

Por lo que se refiere a la Licencia Especial Retribuida (LER), el paso previo a la jubilación, Pimentel ha creado una nueva figura denominada Reserva Activa (RE) que exigirá “nuevos requisitos”. Los controladores acogidos a la LER, suspendida por tres años, permanecerán en esta situación si se acogieron a ella antes del 5 de febrero.

A partir de los 57 años, los controladores se someterán cada seis meses a unas pruebas psico-físicas pudiendo acogerse a la RA. Un paso que darán con el 75% del salario tomando como base el doble de la pensión máxima.

'Éxito' del diálogo social

Para Pimentel, la presentación del laude y el “sistema gradual” que defiende permite aportar “seguridad y también garantías” para la empresa, los trabajadores y los usuarios. Según ha declarado, el nuevo documento parte del acuerdo que rubricaron los controladores y Aena en agosto.

Igualmente, ha asegurado que significa “un éxito del diálogo social” y ha destacado las reuniones “exhaustivas” con las dos partes implicadas en el conflicto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad