Ricardo Leal: el joyero extremeño que se ha lanzado a por La Seda

stop

El grupo Cristian Lay obtiene el visto bueno de la administración concursal para tomar el control de las dos plantas catalanas de la química

09 de febrero de 2014 (00:00 CET)

Ricardo Leal era hasta hace pocas semanas un empresario poco conocido en Catalunya. Su nombre ha salido a la palestra tras el informe que José Vicente Estrada de Forest Partners entregó el juez con la recomendación de que adjudicara las dos principales plantas de La Seda de Barcelona a su grupo de inversión, Cristian Lay. La sede central, situada en El Prat del Llobregat, y el grupo químico de Tarragona.

El Juzgado de lo Mercantil 1 de la capital catalana aún no se ha pronunciado sobre el informe de la administración concursal. Aunque se da casi por sentado que no hará una adjudicación en otro sentido.

Venta por catálogo

Leal es el principal hombre de negocios de Extremadura tras la caída de Grupo Gallardo. De hecho, los dueños de la siderúrgica y él son del mismo pueblo: Jerez de los Caballeros.

Los hornos de la fundición estaban al lado de la factoría dedicada a la producción de joyas que le han llevado a lo más alto. Es el rey de la venta por catálogo (más de 100.000 personas comercializan sus productos en 20 países) y, poco a poco, ha ido diversificando sus negocios hasta amasar un imperio con presencia en muchos campos.

Negocios

Controla Cristian Lay, varias compañías energéticas (Gas Extremadura, Institutos Energías Renovables, Alterna); la factoría de cartón ondulado Ondupack; es el productor de la marca blanca de productos de higiene corporal de El Corte Inglés, Perseida Belleza; la empresa de ibéricos Dehesa de Valcabao; y la sociedad inmobiliaria Promerca Jerez.

Conoció La Seda de Barcelona por su ex vicepresidente, José Luis Morlanes. Ambos están involucrados en Alterna, un grupo que opera en el sector de las energías renovables. Eso sí, su oferta la ha presentado al margen del empresario del Baix Llobregat (Barcelona).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad