El presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah (d). EFE/Alberto Estévez

Roures, Vocento y Prensa Ibérica ya escudriñan el Grupo Zeta

stop

Los tres grupos mediáticos interesados en la compañía tienen la due dilligence en marcha tras aclarar la salida de Antonio Asensio de la compañía

Barcelona, 06 de noviembre de 2018 (04:55 CET)

El futuro dueño de Grupo Zeta ya inspecciona sus cuentas. Mediapro, Vocento y Prensa Ibérica son los tres grupos mediáticos interesados en el conglomerado de cabeceras liderado por El Periódico y Sport y, a la espera de definir una oferta formal, el trío se encuentra inmerso en un proceso de due dilligence para conocer con exactitud los problemas financieros de la empresa presidida por Antonio Asensio Mosbah.

Fuentes financieras explican a Economía Digital que el proceso de venta avanza con retraso, pues el grupo editorial aspiraba a cerrar la transacción a lo largo del mes de octubre. Sin embargo, las exigencias puestas por Asensio Mosbah, que quería mantenerse como vicepresidente y además, cobrar dinero, más allá de una deuda que supera los 97 millones de euros, tumbaron el procedimiento.

Las mismas fuentes señalan que es Prensa Ibérica el mejor posicionado para hacerse con Zeta. Con una extensa red de periódicos regionales, la sociedad presidida por Javier Moll ya conoce el mercado catalán gracias a El Diari de Girona, de su propiedad. De hecho, fuentes del sector aseguran fue el empresario maño quién rebajó las altas exigencias de Asensio.

Vocento y Mediapro parten desde una segunda fila

Vocento, que pareció tener cerrada la adquisición en marzo, se mantiene en una segunda fila después de que el consejo de administración del grupo mediático haya frenado la compra en los últimos meses. Las condiciones que quería imponer Asensio enfriaron el interés, pero al renunciar a parte de ellas debido a la falta de ofertas el cuaderno vuelve a estar sobre la mesa.

Además, las tensiones internas en la cúpula de la empresa editora de ABC son otra zancadilla para lanzarse a una operación de tal calado. Según informó El Confidencial el presidente, Santiago Bergareche, lleva meses con el despido del consejero delegado, Luis Enríquez, sobre la mesa. Sin embargo, jamás logró el apoyo necesario para destituir al ejecutivo.

El tercero en discordia es Mediapro. El conglomerado audiovisual dirigido por Jaume Roures y Tatxo Benet supedita su entrada en Grupo Zeta a una quita de la banca que, si bien se vislumbra como probable, todavía no se ha producido. En su favor juega su sólida posición financiera, pues es de largo el grupo con una mayor capacidad económica.

De este modo, la terna todavía se mantiene interesada una vez rebajadas las peticiones iniciales de Asensio, que amenazaron con desmontar la operación. Queda por resolver el formato de la adquisición, pues podría ser una compra a precio de saldo --gratis a cambio de hacerse con la deuda-- o una fusión con otro grupo editorial.

Los números de Grupo Zeta

Con unas ventas de 173,6 millones de euros, Grupo Zeta ganó 5,9 millones de euros en 2016, el último ejercicio con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. La sociedad arrastra una deuda de 97,8 millones de euros con la banca que refinanció el verano de 2017 hasta 2025.

La empresa acordó pagar 60 millones con los recursos generados y 40 millones con la venta de algunas divisiones del negocio. Desde entonces aplicó un ERE para 135 personas en El Periódico y cerró históricas cabeceras como la revista Interviú.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad