El jamón de Carrefour vetado por Sanidad.

Sanidad investiga a Carrefour por la trama del jamón desde hace un año

stop

Los inspectores sanitarios han pedido documentación a Carrefour, al menos, desde hace un año por su relación con la trama del jamón en mal estado

Madrid, 02 de julio de 2018 (04:55 CET)

Los inspectores sanitarios investigan a Carrefour desde hace al menos un año por su relación con la trama del jamón podrido que está siendo investigada por los juzgados de Alcira (Valencia) y Fregenal de la Sierra (Badajoz), según ha podido confirmar Economía Digital por fuentes de la investigación judicial.

Los inspectores sanitarios han solicitado a Carrefour información sobre grandes lotes de la marca Oro de la Ermita, que fue incluida en una alerta sanitaria por ser un peligro contra la salud pública, tal como publicó este medio el viernes pasado sobre la marca estrella de ibéricos de Carrefour.

La inspección solicita documentación a Carrefour de sus partidas de jamones, especialmente las que ha devuelto por encontrarse en mal estado. Pero la compañía no se ha mostrado especialmente colaboradora con la investigación, según fuentes cercanas a la investigación judicial.

Tras la prohibición de Sanidad, la cadena de supermercados francesa siguió vendiendo durante una semana el jamón Oro de la Ermita, el producto estrella que Carrefour vendía en grandes ofertas “imbatibles” y súper chollo” que incluían regalos de botellas de whisky, ginebra y aceite de oliva.

Economía Digital ha contactado con Carrefour para conocer las razones por las cuales la cadena de supermercados vendió el jamón Oro de la Ermita a 135 euros pese a la prohibición de Sanidad durante una semana. La cadena no ha contestado ninguna de las preguntas, aunque ha retirado los productos del mercado el sábado pasado.

Los comerciales de la cadena, sin embargo, ocultan la prohibición. “El producto se agotó ayer y ya no está disponible”, explica una dependienta de Carrefour en uno de los establecimientos de Madrid. 

El jamón Oro de la Ermita es producido y comercializado por Comapa, el principal distribuidor de ibéricos de España. 

La persecución de Sanidad

El ministerio de Sanidad anunció el viernes pasado que ordenaría la retirada de los jamones de Carrefour afectados por la alerta sanitaria emitida por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, Aecosan, dependiente del ministerio de Sanidad.

El ministerio ha explicado que actuará para “localizar y retirar del mercado” tanto la marca Oro de la Ermita, que Carrefour utiliza en promociones de “ofertas agresivas”, como las otras siete marcas de ibéricos, principalmente de jamones, que fueron localizadas en pésimas condiciones sanitarias con mordidas de ratones, gusanos y larvas de moscas.

Las otras siete marcas de jamones afectadas son: jamón bodega Alto de Aitana, jamón bodega Sierra Borda, Aire de Mariola, Serranía de Ameta, El Galán, Jamones Croval y Don Enrique.

Buena parte de ellas han sido comercializadas por la empresa Vitalinna, en cuyas naves apareció carne y jamones no aptos para el consumo y almacenados en condiciones que suponen un riesgo sanitario y que han sido vendidas en pequeños supermercados de Valencia y Extremadura.

Las alertas sanitarias suelen ejecutarse de forma rápida en todas las comunidades autónomas cuando se trata de productos que pueden suponer un riesgo para la salud, según explican funcionarios del ministerio de Sanidad que han pedido mantener su nombre en el anonimato.

Trama del jamón

Los juzgados investigan un entramado de 30 empresas se dedicaba a reetiquetar y reenvasar carne destinada a la destrucción para venderla de forma irregular en cadenas de supermercados y hasta en las cárceles españolas, tal y como destapó este medio la semana pasada.

La red empresarial captaba mercancía que los supermercados no vendían y que estaba destinada a la incineración. Los productos cárnicos eran captados por una red de distribución que la llevaban a naves industriales en Extremadura y Valencia, donde eran almacenados en condiciones sanitarias deplorables.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad