Sharp sólo garantiza la continuidad de la I D en Sant Cugat

stop

La multinacional japonesa asegura que mantendrá la planta, pero no concreta qué productos ensamblará

09 de febrero de 2011 (19:34 CET)

La multinacional japonesa Sharp sólo asegura la continuidad del área de Investigación y Desarrollo (I D) de la planta de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Sin embargo, la producción de la factoría estará condicionada al nuevo presupuesto que el grupo dará a conocer en abril -inicio de su año fiscal-, según ha indicado al comité de empresa la dirección mundial de la firma.

La expectativa de cierre total que se había creado antes de la reunión de este jueves entre la dirección española y los sindicatos ha quedado, por lo tanto, frenada. Los trabajadores temían que Japón comunicase a la ejecutiva europea el cierre de las instalaciones vallesanas.

La dirección local se ha limitado a transmitir, según los responsables de UGT, que Sharp apuesta por mantener la fábrica de Sant Cugat del Vallès, pero sin añadir más detalles sobre su futuro.

Otras fuentes empresariales añaden que la dirección japonesa sólo ha decidido mantener y potenciar el departamento de I D de Sant Cugat. De hecho, los aproximadamente 50 técnicos de esta área no han sido afectados por ninguno de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que la multinacional ha aplicado en la factoría catalana.

Más investigación

La empresa japonesa cuenta con reforzar la sección investigación de Sant Cugat con la incorporación de por lo menos cuatro expertos procedentes de Sony, según ha trascendido. A esta circunstancia se une otro elemento: en la planta polaca de Sharp, el departamento de I D se está desmantelando. En este sentido, muchos de los técnicos de ese centro han fichado por otras empresas, especialmente alemanas.

La multinacional estudia en estos momentos la viabilidad de las líneas de producción de televisores de Sant Cugat. Actualmente se fabrican televisores planos de 32 y 60 pulgadas, regulándose la carga de trabajo en función de la demanda.

El comité de empresa, según fuentes sindicales, es consciente de la precariedad del apartado de producción y ha pedido repetidamente a la dirección que preside Ventura Pobre nuevos productos que suplan la fabricación de televisores. Ante esta inseguridad, la plantilla ha ido menguando, de forma que actualmente ronda los 300 especialistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad