Treball sanciona a Doga por abusar de la temporalidad

stop

CONFLICTO LABORAL

26 de enero de 2012 (19:58 CET)

La Inspección de Treball ha sancionado al grupo de componentes de la automoción Doga por abusar de los contratos temporales. Ha superado los límites de trabajadores que vienen de ETT marcado por el convenio colectivo del grupo, que esta semana se ha empezado a renegociar.

El presidente del comité de empresa, José María Girón (CCOO), ha explicado que hay 90 empleados temporales de los 300 personas que trabajan en la factoría de Abrera (Barcelona). “La dirección podría crear entre 40 y 50 empleos indefinidos si aplicara correctamente la temporalidad”, añade.

El sindicalista también denuncia que Doga “se ha escapado de la crisis, ya que la mayoría de sus ventas se hacen en el exterior”. Por lo que tiene una buena situación económica para evitar la contratación precaria de una parte de la plantilla. En 2010, las últimas cifras oficiales, sus beneficios se mantuvieron planos y la facturación casi alcanzó los 90 millones de euros.

Compra de Derbi

El grupo de componentes de la automoción firmó en octubre un preacuerdo con Piaggio para quedarse con los activos de la planta de Derbi de Martorelles (Barcelona). Fuentes cercanas a la dirección, encabezada por Toni García, aseguran que el proceso de adquisición se ha paralizado.

Según los mismos interlocutores, no han prosperado los contactos iniciales con clientes potenciales y también se ha atascado la búsqueda de financiación para adaptar la producción de la planta catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad