Volkswagen se queda sin asientos para el Golf

stop

Un conflicto con dos proveedores paraliza la producción de este modelo en una planta de Alemania, y amenaza con detener el montaje en otras cinco fábricas

Un Golf pasa delante de una planta de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania)  / EFE

Barcelona, 22 de agosto de 2016 (01:00 CET)

Volkswagen tuvo que interrumpir la producción del Golf, el coche más vendido de Europa y el segundo en el mundo, por un conflicto con dos empresas suministradoras de equipamiento que han dejado a la automotriz sin diversos componentes.

En la central de Wolfsburgo (al norte de Alemania), la automotriz se ha quedado sin coberturas para asientos y diversas piezas para las cajas de cambio. En la planta de esta ciudad, los 20.000 trabajadores estaban realizando sus labores en jornadas reducidas, y se espera que la paralización dure hasta el sábado siguiente 27.

Esta situación llevaría a que la producción del Golf y el Passat en otras factorías se desacelere y, en todo caso, también se paralice. Las plantas amenazadas son las de Emden y Wolfsburgo, en el land de Baja Sajonia (norte), así como Kassel y Braunschweig, en el centro del país, y Zwickau, en el este. Pero por el momento no se prevé que se detenga la producción de los modelos Tiguan y Touran, que también se ensamblan en la central de Wolfsburgo.

Autorizan a incautar las piezas faltantes

La automotriz tuvo el aval de la justicia para poder incautar estos componentes en caso de que fuera necesario. La Audiencia de Braunschweig (centro de Alemania) respondió a favor de la demanda presentada por el procedimiento de urgencia por VW. Y en los hechos, significa que Volkswagen podría recurrir a mandar sus camiones en busca de esos componentes a sus fabricantes para transportarlos hasta las plantas afectadas, apunta el semanario Der Spiegel .

Pero hasta ahora VW no quiere tomar medidas tan drásticas, sino que se sigue buscando un acuerdo con los suministradores de las piezas para desbloquear la situación.

Las empresas proveedoras CarTrim y ES Automobilguss, que producen el tapizado de los asientos y componentes de las cajas de cambio, tomaron la medida en protesta por la suspensión de un pedido por parte de Volkswagen, que no tuvo ninguna compensación posterior. Según el Süddeutsche Zeitung, estas dos empresas solicitaron un pago de 58 millones de euros para solucionar el conflicto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad