Bruselas desbloquea el anticipo de 9.000 millones de los fondos europeos para España

La Comisión Europea ha entregado a España los primeros 9.000 millones de euros de anticipo de los fondos europeos 'Next Generation' asignados a España para los seis próximos años para financiar el Plan de Recuperación.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su comparecencia conjunta para anunciar los fondos europeos de recuperación. EFE

La Comisión Europea ha transferido este martes al Tesoro de España el primer anticipo de 9.000 millones de euros correspondientes a la prefinanciación del Plan de Recuperación, el equivalente al 13% del total de 69.528 millones en transferencias que España va a recibir hasta el año 2026 del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia en el marco del programa Next Generation UE.

La presidenta de la Comisión Europa, Úrsula Von der Leyen, ha anunciado este primer desembolso en su perfil de la red social Twitter, en la que ha destacado que el desembolso de los fondos pone en marcha la implementación del “ambicioso” Plan de Recuperación y Resiliencia de España que “proporcionará un impulso crucial para hacer realidad el Pacto Verde Europeo, digitalizar aún más la economía y hacer que España sea más resistente que nunca”.

Tras el desbloqueo del anticipo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también ha celebrado la noticia con un mensaje en su perfil de Twitter en el que ha subrayado que esa prefinanciación para el Plan de Recuperación permitirá a España seguir avanzando hacia un país “más verde, digital, feminista y cohesionado, poniendo en marcha las grandes transformaciones que la economía necesita”.

También la vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha calificado de “importante y positiva” la noticia porque “confirma el apoyo de la UE al programa de inversiones reformas español” para acelerar el crecimiento e impulsar un proceso de modernización que permita avanzar a un modelo de crecimiento “más sostenible, más verde, digital ,inclusivo y justo, pensando sobre todo en los jóvenes”.

“La salida de la crisis está siendo muy diferente a la de la anterior crisis; ahora hay que concentrar todos los esfuerzos en impulsar este plan de país e impulsar la recuperación que ya está en marcha“, ha enfatizado.

Este primer pago es el único desembolso que no estará vinculado al cumplimiento de los objetivos e hitos pactados con las autoridades comunitarias, ya que el resto, que se producirán cada seis meses, dependerá del grado de cumplimiento del Gobierno de las medidas comprometidas con Bruselas.

La Comisión Europea evaluará antes de que termine el año el cumplimiento de algunas reformas conforme al calendario comprometido, que incluye sobre todo cambios en materia laboral, como la entrada en vigor de la regulación de los trabajadores de plataformas digitales (‘riders’), el aumento de la flexibilidad o la reducción de temporalidad, aspectos en los que trabaja ya el Ministerio de Trabajo en el marco del diálogo social, a reanudar desde septiembre.

La previsión es que España reciba 69.528 millones de euros en transferencias directas a fondo perdido hasta 2023 del total de 140o.000 millones de euros de fondos europeos de reconstrucción que le corresponden hasta 2026, y se vayan movilizando “progresivamente” los 70.000 millones de euros en créditos previstos en dichos fondos para financiar inversiones a partir del año 2022. La Comisión Europea permite solicitar los préstamos hasta julio de 2023 y a todo ello se sumarán los 38.000 millones que España recibirá hasta 2027 del marco financiero plurianual.

Retraso respecto a lo inicialmente previsto

Tal y como había adelantado Economía Digital, el Gobierno confiaba en recibir antes de que acabase el mes, incluso este mismo martes, el primer anticipo, que llega después de que el pasado 13 de julio el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) aprobase el Plan de Recuperación español, que ha recibido la máxima calificación por parte de las autoridades europeas, pero lo cierto es que se produce con cierto retraso respecto a la previsión que había el año pasado de que se produjese en el mes de abril, posteriormente en julio o julio y más tarde a primeros de agosto.

De hecho, España es el sexto país en recibir el desembolso por parte de Bruselas, tras la transferencia del pasado viernes a Italia (24.900 millones) y anteriormente a Portugal (2.200 millones), Bélgica (770 millones), Luxemburgo (12,1 millones) y Grecia (4.000 millones). Y ello a pesar de que España fue el segundo país, tras Portugal, en recibir oficialmente la aprobación de Bruselas a su Plan de Recuperación, el pasado 16 de junio.

Así las cosas, el primer anticipo llegará con un retraso de unos cuatro meses respecto a la fecha inicialmente prevista, si bien fuentes gubernamentales y empresariales descartan que pueda interferir en la concesión de subvenciones y contratos derivados de los fondos europeos al haberse recogido en los Presupuestos de 2021 una partida de 27.000 millones de euros a modo de adelanto.

7.250 millones asignados a las CCAA

Actualmente hay una quincena de convocatorias abiertas en distintos campos, como proyectos singulares de energía limpia, despliegue de infraestructuras de banda ancha, de muy alta velocidad a las zonas sin cobertura adecuada, planes de sostenibilidad turística, el Fondo Next Tech, dotado con 2.000 millones de euros, o el plan Moves III de ayudas para la compra de vehículos eléctricos e híbridos enchufables, con 400 millones de presupuesto.

Hasta la fecha ya se ha asignado y acordado la distribución de más de 7.250 millones a las comunidades autónomas entre las diferentes conferencias sectoriales, para la realización de inversiones en materias como la transición ecológica, la vivienda, la educación o la sanidad.

Estas inversiones están centradas, principalmente, en apoyar la implementación de la normativa de residuos, corregir tendidos eléctricos que eviten daños a la fauna, la renovación de edificios, la mejora de los servicios de saneamiento y depuración de aguas, el incentivo de la movilidad eléctrica, la modernización de la FP y reducción de la brecha digital, el refuerzo de la economía de los cuidados, las políticas de igualdad e inclusión social, y la mejora de los equipos de alta tecnología sanitaria.

Calendario de desembolsos: otros 10.000 millones a final de año

La Comisión Europea tiene previsto realizar un nuevo desembolso a España este mismo año que ascenderá a 10.000 millones de euros por los hitos y objetivos alcanzados por nuestro país hasta la aprobación del Plan. El calendario de desembolsos semestrales de la Comisión permitirá que España reciba entre 2021 y 2023 el 80% de las transferencias previstas.  

De esta forma, España empezará a recibir así los primeros fondos de la parte de subvenciones de 70.000 millones a implementar hasta 2023, en paralelo desde el próximo año a los restantes 70.000 millones en préstamos que podrá ejecutar hasta 2026, fecha límite para canalizar los 140.000 millones de euros que le corresponden a España del fondo europeo de reconstrucción de 800.000 millones, siempre y cuando cumpla los hitos.

Para recibir los 69.500 millones en transferencias no reembolsables España deberá cumplir 416 hitos y objetivos para poder ir desbloqueando los pagos cada seis meses. Además de los 19.000 millones de este año, el calendario que maneja Bruselas es que España reciba 13.800 millones en junio de 2022, el mayor montante previsto ligado a reformas sobre el mercado laboral.

Según han indicado fuentes comunitarias, le sucederá otro pago de unos 7.000 millones a finales de 2022, otro de 11.500 millones a mediados de 2023 y de 8.000 millones en diciembre de ese ejercicio. Otros 9.000 millones llegarían a mediados de 2024, en torno a 4.000 millones un año después y finalmente 4.500 millones más en junio de 2025.

212 reformas e inversiones

El Plan de Recuperación incorpora 212 grandes inversiones y reformas dirigidas a la transformación económica y social de España incrementando la productividad y la cohesión social, el nivel de competencias de la población, la innovación y la competitividad tras la crisis económica de la Covid-19.

Los casi 70.000 millones de euros en transferencias hasta 2023 tendrán una concentración importante en los ámbitos de la transformación verde (39,12%) y digital (29%), en educación y formación (10,5%), la I+D+i (7%) y el refuerzo de la inclusión social y la cohesión en todo el territorio.

Con este volumen de inversiones públicas se prevé movilizar 500.000 millones de inversión privada y reconducir el “déficit” inversor, duplicándolo hasta representar el 4% del PIB. En total el plan va a aportar un crecimiento adicional de en torno dos puntos porcentuales al año a partir de 2021, e impulsará a su vez un avance del crecimiento potencial del 2%, al tiempo que favorecerá la creación de más de 800.000 puestos de trabajo durante su periodo de ejecución.

Las 20 principales inversiones que se van a desarrollar en la primera fase del plan son la Estrategia de Movilidad SostenibleSegura y Conectada , para la transición al vehículo eléctrico (más de 13.203 millones de euros); el Programa de Rehabilitación de Vivienda y Regeneración Urbana (6.820 millones); la modernización de las administraciones públicas (4.315 millones); el Plan de Digitalización de Pymes (4.066 millones de euros) y la hoja de ruta del 5G (3.999 millones).

También figuran la nueva Política Industrial España 2030 y Estrategia de Economía Circular (3.782 millones de euros); el Plan Nacional de Competencias Digitales (3.593 millones), la modernización y competitividad del sector turístico (3.400 millones); el desarrollo del Sistema Nacional de Ciencia e Innovación (3.380 millones) y el despliegue e integración de energías renovables (3.165 millones).

El resto de inversiones son para la nueva economía de los cuidados (2.492 millones), las nuevas políticas para el merado de trabajo (2.363 millones), la preservación del litoral y recursos hídricos (2.091 millones), el Plan Estratégico de Formación Profesional (2.076 millones), la modernización y digitalización del sistema educativo (1.648 millones), la conservación y restauración de ecosistemas y biodiversidad (1.642 millones), la hoja de ruta del hidrógeno renovable (1.555 millones), infraestructuras eléctricas, redes inteligentes y almacenamiento (1.365 millones), la renovación y modernización del sistema sanitario (1.069 millones) y laEstrategia Nacional de Inteligencia Artificial (500 millones).

Entre las medidas que incluye el Plan de Recuperación figuran digitalizar más de un millón de pymes, apoyar a más de 3.000 empresas para la internacionalización, formar a más de 2,6 millones de personas en competencias digitales y desplegar planes para promover el talento femenino, instalar más de 240.000 aulas digitales interactivas, modernizar el sector turístico con la promoción de 165 destinos sostenibles y la modernización de 3.400 establecimientos para que reduzcan su consumo energético.

También está previsto rehabilitar de más de un millón de viviendas y promover su sostenibilidad, alcanzar una flota de, al menos, 250.000 vehículos eléctricos en 2023 y más de 100.000 puntos de recarga, modernizar la justicia para que al menos el 30% de los procedimientos judiciales se realicen electrónicamente, modernizar los sistemas de regadío para garantizar un uso eficiente del agua con acciones en más de 100.000 hectáreas, extender la banda ancha ultra rápida al 100% de la población y construir más de 335 kilómetros de ferrocarril en los corredores Atlántico y Mediterráneo.

La web del Plan de Recuperación

Para facilitar el acceso a las medidas, inversiones, reformas, convocatorias y subvenciones que incluye el plan, el Gobierno ha lanzado la web Plan de Recuperación, que incluye un apartado especial para que las pymes  accedan a toda la información necesaria para participar en las licitaciones y otros instrumentos y proyectos de colaboración público-privada.

Hasta la fecha se han publicado 25 manifestaciones de interés relacionadas con el Plan con las que se ha movilizado una alta participación como demuestran los más de 17.500 proyectos presentados en las manifestaciones que ya están cerradas.

Además, se ha lanzado el primer Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica, el PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, con el que se prevén movilizar 24.000 millones de euros en tres años gracias a la colaboración público-privada. 

Sistema de gestión e información para la ejecución de fondos

La distribución de recursos corresponde a las conferencias sectoriales de cada ministerio y la Secretaría General de Fondos Europeos, dependiente del Ministerio de Hacienda, trabaja en el sistema de gestión del Plan de Recuperación, que integra las reglas de seguimiento, así como de suministro de información para hacer efectivo dicha evaluación y en el que participan todos los actores implicados en la ejecución de estos fondos (administración central, autonómica y local).

Con dicho sistema de gestión se podrá conocer el grado de ejecución de las medidas y el cumplimiento de los objetivos, que se incluirán en los informes de gestión que realizará de forma individualizada cada administración. Asimismo, en septiembre se celebrará una reunión de responsables del Plan de Recuperación a nivel de secretarios generales y de directores generales para concretar con ellos todos los detalles técnicos de la puesta en marcha del sistema de gestión y seguimiento.

En cuanto a la forma en la que computarán estos fondos europeos en las cuentas públicas, Hacienda confirma que será neutral en términos de déficit. Es decir, en términos de contabilidad nacional, cada vez que se refleje un gasto derivado del Plan de Recuperación, se recogerá simultáneamente y por el mismo importe un ingreso.

Entre tanto, las CCAA deciden dónde destinar los 10.000 millones procedentes de los Fondos REACT asignados para 2021 (8.000 millones) y 2022 (2.000 millones), otro de los fondos habilitados por la UE para combatir los efectos de la pandemia que tienen a las CCAA como sus principales destinatarias.