El Corte Inglés emitirá 600 millones en bonos para paliar las pérdidas

La cadena de Marta Álvarez sondeará a los inversores para paliar las pérdidas de 510 millones de euros en el primer trimestre fiscal

El Corte Inglés está estudiando el lanzamiento de una nueva emisión de bonos por un valor de 600 millones de euros. El grupo empezará a tantear la próxima semana a los inversores del mercado para tratar de afianzar una operación con la que pretenden paliar el golpe provocado por la pandemia del coronavirus.

La cadena de establecimientos ha registrado durante los últimos tres meses un resultado fiscal positivo. Sin embargo, arrastra los números rojos del anterior trimestre (de marzo a mayo) cuando contabilizó unas pérdidas por valor de 510 millones de euros. Es la consecuencia de la caída del consumo durante el confinamiento.

El grupo presidido por Marta Álvarez ha explicado que 338 millones de euros de las pérdidas corresponden con provisiones, mientras que otros 202 millones son números rojos operativos.

La venta de alimentación mantuvo al Corte Inglés en la pandemia

A pesar del desplome del consumo, El Corte Inglés ha logrado mantener en el primer trimestre unas ventas del 59% con respecto al mismo periodo del año anterior. Un logro que se ha conseguido gracias al buen comportamiento del negocio de la alimentación y al suministro por internet.

Las ventas en los supermercados del grupo han crecido un 25% durante la pandemia debido a la fuerte demanda de los clientes. Se ha notado especialmente en el catálogo de alimentos online que ha multiplicado por cinco sus ventas.

En el último trimestre, una vez finalizado el confinamiento en los hogares españoles, los datos han sido mucho mejores, aunque todavía no se han alcanzado las cifras del año anterior debido al hundimiento del turismo. Las ventas han caído un 8% en junio, un 16% en julio y un 14% en agosto, con respecto al 2019.

El Corte Inglés aumenta su liquidez

Para compensar los estragos de la crisis económica, la compañía de Marta Álvarez solicitó una línea de crédito por valor de 1.300 millones y un préstamo de 960 millones con aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El resultado de esta política financiera ha sido alcanzar una liquidez de 2.192 millones de euros al cierre del mes de agosto, una de las más altas de la historia de la empresa. En esa misma fecha la deuda ha alcanzado los 3.266 millones.