El Gobierno asume que la luz va a seguir subiendo y prepara nuevas ayudas

En los próximos días se ampliará la base de las familias que puedan beneficiarse del bono social térmico y se facilitará su acceso

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera durante su intervención en el pleno en el Congreso de los Diputados EFE/Zipi

El Gobierno no descarta volver a prorrogar la rebaja fiscal de la factura de la luz más allá de primavera ya que el precio sigue disparado, por encima de los 200 euros el megavatio hora. Y además prevé ampliar en los próximos días la base de beneficiarios del bono social térmico. 

Así lo ha expresado este miércoles la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en un encuentro con periodistas durante el Spain Investors Day donde no ha querido aventurarse a decir si el precio de la luz mantendrá su escalada hasta el verano ni a dar una fecha concreta sobre cuándo acabará esta subida. “Vamos a trabajar paso a paso”, apuntaba.

Ribera asegura que están pendientes de “qué puede significar una prolongación de esta situación de tensión en los precios de los mercados internacionales sobre el precio de la electricidad y el gas en nuestra propia realidad económica”. Y en función de cómo evolucionen las cosas tomarán nuevas medidas.   

Hay que recordar que a finales de diciembre el Consejo de Ministros decidió extender la rebaja del IVA (al 10%) y el impuesto de la electricidad (en el 0,5%) hasta el 30 de abril, y mantener la suspensión del impuesto a la producción eléctrica hasta el 31 de marzo. 

La ministra reconoce que el mercado energético sigue “muy volátil” por el peso que tiene el gas y otras comodities, que dependen de los precios y la evolución de los mercados internacionales. Por eso hay una carrera de fondo en el Gobierno para acelerar la transformación del sistema energético con el objetivo de “poder beneficiarnos de los costes bajos, de las soluciones renovables y la eficiencia”. Y una gran parte del plan de recuperación está volcado en esto. 

Asimismo, el Ejecutivo quiere ampliar la base del bono social para proteger a los consumidores vulnerables. Ribera recuerda que el primer objetivo desde que llegaron al Gobierno en 2018 fue acabar con la pobreza energética, pero que la situación ha empeorado con motivo de con la situación actual. 

A continuación, crearon el bono social térmico, facilitando su acceso y ampliaron las coberturas del bono social térmico. Pese a ello, no todas las familias que tienen derecho a este bono cuentan con los mecanismos para poder acceder, reconoce. Por eso han pedido que las organizaciones les ayuden ya que no cuentan con unos servicios sociales suficientes para poder hacerlo. 

El Gobierno ha detectado que en esta gran crisis se han incrementado las familias en riesgo de pobreza energética y por ello quieren ampliar la base de los beneficiarios de estos mecanismos de apoyo social. De hecho, en los próximos días sacarán a información pública las propuestas de modificación, ampliando la base de las familias que puedan beneficiarse de este fondo y facilitando el acceso, adelantaba la ministra. 

La misma recuerda que en el caso del bono social térmico son las Comunidades Autónomas las que lo gestionan, aunque presupuestariamente venga dotado por parte del Ministerio; y en el caso del bono social eléctrico son las compañías eléctricas quien lo gestiona. “Debemos estar muy vigilantes para que se gestione con la mayor pulcritud y se garantice el acceso de todas las personas que tienen derecho a ello”, concluía.