Galán (Iberdrola) avisa: retrasar la transición energética costará a España el 8% del PIB

El presidente de Iberdrola ha pedido el establecimiento de un marco sólido estable que garantice el flujo de inversiones en este sector que, explica, es de larga amortización

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha defendido este martes en el foro de Davos no solo llevar a cabo la transición energética, sino que «hay que acelerar el cambio». Galán ha considerado también que la transición energética es inevitable, pero que “aún no lo suficientemente rápida» y que «requiere de una sólida voluntad política”.

De no hacer este cambio que, a su parecer, requiere del establecimiento de un «marco sólido estable» que favorezca dicha transición hacia las energías verdes, podría traer a los países que se queden atrás consecuencias nefastas para sus economías. En el caso de España, calcula, podría costarle hasta el 8% de su PIB.

La visión de Iberdrola en Davos

Galán ha explicado también que la respuesta a esta situación energética es la transición hacia una economía electrificada con energías verdes, lo que significa un desarrollo masivo de las energías renovables, una mayor inversión en redes inteligentes, un incremento del almacenamiento y una aceleración del desarrollo del hidrógeno verde en los usos energéticos difíciles de electrificar.

“La transición no solo reducirá la dependencia exterior a los combustibles fósiles y los costes energéticos, sino que contribuirá a mejorar la seguridad energética, ya que las fuentes serán locales e infinitas, tendrá beneficios ambientales y contribuirá al desarrollo industrial y del empleo”, remarcó.

El presidente de Iberdrola señaló también que las inversiones en energías limpias tienen largos periodos de amortización y los inversores necesitan señales sólidas para dirigir su capital a los entornos más favorables.

“Tenemos tecnología, el apoyo de la sociedad y, como empresas, estamos dispuestas a desempeñar nuestro papel, invirtiendo y comprometiendo todos nuestros recursos humanos y tecnológicos, pero necesitamos claridad, Estado de derecho y una regulación atractiva”, ha agregado.

Igualmente, Galán subrayó que se necesitan procedimientos administrativos más sencillos para los proyectos de energías limpias, considerándolo proyectos de interés público.