La inflación se dispara al 5,6% en noviembre, máximo desde 1992, por los alimentos y la gasolina

El coste de la vida se encarece al intensificarse el IPC dos décimas en noviembre por la presión de la crisis de suministro y la subida de la energía

Los precios se disparan en noviembre / EFE

La presión sobre los precios de la crisis de suministro y la subida del precio de la electricidad no cesa. Los precios continúan con su escalada en España al registrar un aumento del 5,6% en el mes de noviembre, dos décimas más que en octubre y su nivel más alto desde 1992, por el encarecimiento de los alimentos en vísperas de Navidad y, en menor medida, de los carburantes.

El dato adelantado del Índice de Precios al Consumo (IPC), publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística), refleja que el encarecimiento de los bienes y servicios sigue acelerándose, puesto que en el mes de octubre la subida que se registraba de los precios respecto al mismo mes del año anterior era del 5,4%, por lo que el coste de la vida es cada vez mayor y se produce una mayor pérdida de poder adquisitivo de los españoles.

De esta forma, se confirma que el IPC acumula once meses consecutivos con tasas positivas, y eso a pesar de que en noviembre los precios de la electricidad dieron un respiro al a tasa interanual del IPC al moderarse respecto a octubre, aunque siguen en cotas históricas.

Con todo, la tasa de inflación subyacente, aquella que excluye los componentes más volátiles (productos energéticos y alimentos no elaborados) subió tres décimas en noviembre, hasta el 1,7%, su tasa más elevada desde julio del año 2013.

El Gobierno dice que es una subida «puramente coyuntural»

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha afirmado que el IPC es «puramente coyuntural y no centrado en salarios ni pensiones», sino relativo al precio internacional del gas y las emisiones de CO2 que han disparado el precio de la electricidad y ello tira de los precios, aunque el Gobierno está «atento» porque el alza de los precios está causando «perjuicios en el ámbito productivo y poder adquisitivo de los trabajadores».

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha remarcado que la subida de salarios no provoca el alza de los precios y no hay «ningún riesgo» de que provoque una espiral inflacionista, por lo que ha instado a actuar sobre algunos mercados»ineficaces» a la hora de señalar los precios, como el energético.

En la misma línea, el líder de UGT, Pepe Álvarez, ha coincidido en que el alza del IPC es coyuntural y se ha referido al «problema endémico» de los salarios al permanecer congelados desde 2008, en presencia del secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos, Luca Visentini, con quien han mantenido una reunión los tres.

Suben los alimentos y la gasolina, se modera la electricidad

El INE explica que el comportamiento de aceleración de la inflación en el undécimo mes del año se explica por las subidas de los precios de la alimentación y, en menor medida, los carburantes y lubricantes para vehículos personales, frente a los descensos registrados en noviembre del año pasado.

En sentido contrario reseña también la bajada de los precios de la electricidad. Es decir, tras varios meses de máximos históricos en el precio de la electricidad por los picos en el denominado ‘pool’ eléctrico y la presión internacional, el precio de la electricidad había dado cierto respiro en noviembre.

En un momento de crisis energética mundial, el precio de la luz había seguido en aumento a pesar de que el Gobierno se vio obligado a tener que adoptar nuevas medidas para evitar su repercusión en el recibo de la luz, más allá de la rebaja del IVA y la suspensión del impuesto de generación eléctrica ya aprobados.

Así, aprobó la prórroga de la bajada del IVA del 21% al 10% hasta 2022mantener congelado el impuesto a la generación hasta marzoreducir el impuesto especial a la energía eléctrica del 5,11% actual al 0,5%, lo que podría reducir la factura de la luz en 1.000 millones en el trimestre. A ello se sumará un recorte de los beneficios extraordinarios de las eléctricas de 650 millones.

Impacto en el poder adquisitivo en vísperas de Navidad

La escalada de la inflación continúa así cercenando el poder adquisitivo de los salarios, ya que los salarios pactados en convenio (2.603 convenios registrados para 6,5 millones de trabajadores) subieron de media un 1,55% hasta octubre, lejos del IPC adelantado del 5,6% en noviembre, según la estadística de negociación colectiva del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

También resta poder de compra para el colectivo de los 9 millones de pensionistas y los más de 2,5 millones de empleados públicos cuya subida salarial aprobada para 2021 era del 0,9%.

A pesar de la escalada de precios, instituciones como el Banco de España son optimistas en que la situación se reconduzca a lo largo de la recuperación económica, calculando que el IPC cierre este año en el 2,1%, para moderarse al 1,7% en 2022 y al 1,3% en 2023. El Gobierno prevé que también se modere y la crisis energética se vaya disipando a mediados del próximo año, a partir de la primavera.

Los precios suben un 0,4% mensual

A nivel mensual, el IPC marcó su cuarto repunte consecutivo al elevarse un 0,4% en noviembre, lo que supone 1,4 puntos por debajo del incremento registrado el mes anterior y su menor alza desde el pasado mes de julio.

Asimismo, la tasa de variación anual estimada del IPCA se situó en el penúltimo mes del año en el 5,6%, dos décimas más que la registrada el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA es del 0,3%.

Estadística dará a conocer los datos definitivos del iPC el próximo miércoles, 15 de diciembre, cuando se corroborará si el coste de la vida sigue encareciéndose y haciendo mella en el poder adquisitivo de los españoles.