La luz dispara el IPC al 3,3% en agosto, la mayor tasa desde 2012

El alza de los precios de la electricidad disparó el IPC al 3,3% en agosto, la mayor tasa desde octubre de 2012.

Nuevo incremento de los precios del consumo que prosiguen su escalada afectados por el alza de los precios de la electricidad, ya que el Índice de Precios de Consumo (IPC) en el mes de agosto situó su tasa interanual en el 3,3%, cuatros décimas por encima de la de julio, según el indicador adelantado publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, el IPC acumula ocho meses consecutivos con tasas positivas y con el incremento de dos décimas de agosto, en caso de confirmarse con el dato definitivo que se publicará el 14 de septiembre, presentaría su mayor nivel desde hace casi nueve años, en torno a octubre del ejercicio 2012.

IPC adelantado de agosto

A nivel mensual, los precios de consumo registraron en agosto una tasa del 0,4% respecto al mes de julio, frente al -0,8% que registró el mes anterior, según el indicador adelantado del IPC, por lo que la tasa mensual del IPC ha aumentado cinco meses en lo que va de año, ya que se estancó en enero y bajó en febrero (-0,6%) y julio (-0,8%).

El alza de la electricidad

Estadística señala que en el comportamiento de los precios a nivel interanual destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor este mes que en agosto del año pasado, en un momento en el que el coste de la electricidad en el mercado mayorista ha registrado varios máximos históricos.

De hecho, este mismo lunes vuelve a marcar un nuevo pico al alcanzar los 124,24 euros por megavatio hora (MWh). El anterior se registró el pasado jueves (122,76 euros por Mwh). Este repunte ha propiciado la comparecencia de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el Congreso para dar cuenta del recibo de la luz más caro de la historia.

Según los datos recopilados por Economía Digital, a nivel anual se han encarecido los alimentos y bebidas no alcohólicas (+1,9%), en mayor medida los alimentos sin elaboración (+2,6) que elaborados (+1%), al tiempo que subieron los bienes (+1,2%) y de forma notoria los servicios (+8,2%), coincidiendo con el periodo estival, motivado por el repunte de los alojamientos.

El incremento continuado de los precios al consumo en los últimos meses está influyendo en el bolsillo de los españoles, ante la consecuente pérdida de poder adquisitivo, por ejemplo, en el caso de los pensionistas o los funcionarios, cuyas pensiones y salarios se elevaron este año un 0,9%.

La inflación subyacente sube cuatro décimas

Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) escaló una décima, hasta el 0,7%, con lo que se sitúa más de dos puntos y medio por debajo de la del IPC general.

De igual forma, en el mes de agosto la tasa de variación anual estimada del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se sitúa en el 3,3%, cuatro décimas más que la registrada el mes anterior. Por su parte, la variación mensual estimada del IPCA es del 0,4%, frente al -1,2% anterior.

El repunte del IPC es uno de los argumentos dados por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y los sindicatos para defender la necesidad de un aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para la parte final del año, congelado en 950 euros mensuales desde diciembre, y que el Gobierno revisará desde este miércoles con una primera reunión. Los sindicatos ven en el alza del IPC una “imperiosa” necesidad de subir el SMI.

La advertencia del BCE

En pleno debate en los bancos centrales sobre si hace falta definir un objetivo de inflación más preciso que el de una tasa de inflación aproximada al 2% marcada por el Banco Central Europeo (BCE), los precios en España continúan al alza y la cesta de la compra de los españoles se sigue encareciendo coincidiendo con el inicio de la reactivación económica.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, advirtió de que la inflación de la zona euro, en negativo al cierre del 2019 y actualmente en el 2%, se situará en niveles de en torno al 3% a finales de año. En el caso de España, el panel de Funcas augura una inflación del 2,8% a cierre del ejercicio.

Aunque De Guindos reiteró que se trata de una subida coyuntural y transitoria, señaló que la institución se podría ver obligada a endurecer su política monetaria ultraexpansiva de apoyo a la recuperación para evitar efectos de segunda ronda por ‘indexación’. Es decir, que componentes cómo los salarios y las pensiones se revisen conforme a la actual inflación transitoriamente elevada.