De El Corte Inglés a Ikea y Mediamarkt: los 230.000 empleados de los grandes almacenes españoles cobrarán un 2% más

Patronal y sindicatos firman el nuevo convenio colectivo del sector e incluye medidas para atender el auge de la venta online así como una subida salarial en los próximos dos años

Una trabajadora de Media Markt retira un ordenador Apple al almacén durante el día sin IVA.

La patronal de los grandes almacenes y los sindicatos escenificaron este martes la buena sintonía entre ambas partes con la firma del nuevo convenio colectivo del sector. El marco laboral aplica a los principales gigantes del sector: desde El Corte Inglés a Ikea, Mediamarkt, Fnac, Carrefour y Leroy Merlin. Tras varios meses de conversaciones, ambas partes de la mesa llegaron al acuerdo de incrementar el salario de los trabajadores un 2% a lo largo de los próximos dos años.

El convenio colectivo afectará a 230.00 personas en la industria de las grandes superficies. En un negocio claramente influido por la pandemia, tanto la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) como los sindicatos firmantes (Fetico, Fasga, CCOO y UGT) calificaron el acuerdo como un éxito.

Más allá del incremento salarial del 2%, empresas y trabajadores también firmaron nuevas cláusulas para adaptarse al auge del comercio online. A partir de ahora trabajarán hasta cinco domingos y festivos de no apertura para atender a las compras por internet.

A cambio, obtendrán nuevos derechos laborales como una paga de 25 euros mensuales por teletrabajar, el derecho a la desconexión digital y el incremento de los permisos retribuidos en días hábiles.

Tras la firma del marco laboral, el director general de Anged, Javier Millán-Astray, celebró que el acuerdo volvía a reafirmar “el compromiso de empresas y representantes de los trabajadores con la actividad productiva de nuestro país” y significaba “un instrumento indispensable en nuestro panorama de relaciones laborales”.

El mayor convenio colectivo de España

Mientras, el secretario general de Fetico, Antonio Pérez, destacó “la responsabilidad de los sindicatos y su unidad de acción social” en la negociación del mayor convenio colectivo de España. Con el 54% de la representación del sector, la organización sindical añadió que con la firma se cumplió el reto de “poner en el centro a la persona trabajadora”.

A pesar de quedarse lejos del anterior marco laboral, el acuerdo final eliminó los temores de aquellos que auguraban un pacto a la baja. Si en 2016 se firmó “el mejor convenio de la historia” en la penúltima negociación (2012), el impacto de la crisis económica estaba todavía a flor de piel. Y se dejó notar en el texto final, que recortó derechos al personal a pesar de no retocar el sueldo base.

El pacto entre patronal y sindicatos implicó un incremento de la jornada de 28 horas y la eliminación del pago por trabajar en domingos o festivos, que se pasó a compensar con un complemento salarial. La nómina se congeló, aunque se permitió una rebaja del 5% en las tiendas en las que descendieran las ventas.