El Corte Inglés devuelve la plantilla de Cataluña y Baleares al ERTE

Los grandes almacenes retoman la senda de los despidos temporales ante las nuevas restricciones impuestas por las comunidades autónomas

Vista de la entrada a una tienda de El Corte Ingles en el centro de Oviedo. EFE/J.L. Cereijido.

La tercera oleada del coronavirus ya provoca restricciones en España. Ante el miedo de un nuevo pico de contagios durante las Navidades, varias comunidades autónomas optaron por limitar la movilidad ya este diciembre para frenar la propagación del virus. El cierre de grandes comercios fue una de las medidas aplicadas en Cataluña, mientras que Aragón y Baleares optaron por restringir su actividad. Ya con experiencia ante este tipo de normas, El Corte Inglés reaccionó devolviendo a su plantilla al expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en los territorios afectados.

La empresa que preside Marta Álvarez no optó por la misma solución en todas las regiones. Con los establecimientos cerrados desde el 7 de enero hasta, al menos, el 17 de enero en Cataluña, la compañía optó por presentar un ERTE ante la imposibilidad de abrir sus puertas. Lo mismo hizo en Baleares, a pesar de que las restricciones solo se aplican algunos días de la semana.

En cambio, en Aragón la organización optó por evitar los despidos y aplicó deslizamientos horarios y el refuerzo tanto de la venta de productos esenciales como el servicio online. La comunidad tiene vigentes restricciones parciales, por lo que El Corte Inglés sí puede abrir durante varios días de la semana.

Sin embargo, la disparidad de criterios encendió las críticas de los sindicatos, que hasta ahora se habían mantenido en silencio ante los distintos ERTE que la empresa había aplicado desde el inicio de la pandemia. “Se debería haber apostado por soluciones similares a las de Aragón en lugar de los despidos temporales”, señalan desde Comisiones Obreras.

“Insistimos en solicitar a la compañía una unidad organizativa, toda la plantilla de El Corte Inglés trabaja en la misma empresa y deberíamos tener las mismas condiciones laborales”, añade el sindicato. Y remata: “es la única manera de evitar las desigualdades internas”.

Los sindicatos lamentan la arbitrariedad de El Corte Inglés a la hora de aplicar los ERTEs

Con el reguero de despidos ya en marcha, la plantilla vuelve a la carga con una vieja reivindicación que ya naufragó en los ERTEs de otoño: reubicar a los afectados en otros departamentos y, en el caso de no ser posible, que se les complemente la prestación por desempleo hasta el 100% del salario, algo que el gigante de la distribución hizo durante el primer estado de alarma.

Sin embargo, la firma no está por la labor de aportar la remuneración perdida. Fuentes de los grandes almacenes explicaron a Economía Digital que, a diferencia del ERTE aplicado en primavera, el sueldo no se complementará porque “el objetivo es preservar el empleo”.