El ERE de Sabadell eleva a 11.300 los despidos de la banca en 2021

Cinco de los seis bancos más grandes del país han reestructurado su plantilla en menos de un año, los más pequeños también han negociado prejubilaciones

La primera huelga de Banc Sabadell en España. Fuente: UGT

El aluvión de ERE de la banca continúa. Este viernes Banc Sabadell llegaba a un acuerdo con los sindicatos para la salida de 1.380 empleados, lo que hace que en el conjunto de 2021 se produzcan 11.300 bajas en el sector, pues Caixabank y BBVA ya cerraron sus respectivos ajustes de empleo en el inicio del verano.    

Los bancos españoles contaban a cierre de 2019 (antes del estallido de la pandemia) con 176.830 trabajadores según los últimos disponibles en el Banco de España. Pero el año pasado, el Banco Santander, Banc Sabadell e Ibercaja ya anunciaron que acabarían con más de 6.100 empleos. 

En lo que va de 2021, BBVA y Caixabank han negociado casi 10.000 salidas, Banc Sabadell acaba de cerrar un ERE para 1.380 personas (si todas las salidas son voluntarias, de lo contrario podría elevarse a 1.605) y Unicaja ha anunciado otro para 1.500 trabajadores.  

Pero no hay que olvidar que todos los años se producen salidas mediante prejubilaciones o bajas incentivadas en el sector. Así, en el último año ha habido 714 salidas en Unicaja Banco mediante prejubilaciones, Kutxabank ha negociado otras 300 y Abanca ha realizado algunos ajustes tras adquirir Bankoa. 

Con todo, en apenas dos años se destruirán otros 20.000 empleos en la banca española, lo que hará que el número total de trabajadores descienda hasta el entorno de los 150.000. El motivo no ha sido el Covid-19, aunque la crisis sanitaria ha sido un acelerador de la digitalización y este si ha sido un punto de inflexión en el sector bancario. 

Durante la pandemia muchos clientes se han relacionado con sus bancos por los canales digitales y han dejado de ir a las sucursales, lo que ha llevado a la banca a acelerar su plan de cierre de oficinas y en consecuencia a eliminar puestos de trabajo en la red de sucursales. 

Todos los bancos quieren ahorrar costes y ejecutan un ERE

Pero también ha sido determinante el ahorro de costes. El sector financiero lleva años conviviendo con tipos de interés negativos y esto ha tenido un impacto directo en la rentabilidad a través de la contracción de los márgenes.    

El Banco Central Europeo y el Banco de España han defendido durante todos estos años que una de las medidas para mejorar la rentabilidad son las fusiones y la reducción de costes. Así, este año se han cerrado dos operaciones de este tipo: la fusión de Caixabank con Bankia y la de Unicaja con Liberbank.  

Entre tanto, todos los bancos han justificados sus respectivos ERE en el ahorro de costes. El Banco Santander dio el pistoletazo de salida el año pasado, cuando anunció que quería ahorrar 1.000 millones de euros en Europa y lo haría reestructurando la plantilla en sus cuatro principales mercados.  

En España ha ejecutado su mayor ERE hasta la fecha y 3.572 personas han dejado sus puestos de trabajo. Banc Sabadell siguió sus pasos anunciando un plan de eficiencia a finales de 2020, que tendría un impacto positivo de 141 millones de euros al año a partir de este 2021. Este plan destruyó 1.800 empleos. 

En abril de 2021 se reactivaron los ajustes de empleo. BBVA cerró un ERE para 2.935 personas amparándose en el avance de la digitalización. Con este logrará un ahorro de costes de 250 millones a partir de 2022; Caixabank lo hizo con motivo de la fusión con Bankia y negoció la salida de 6.950 trabajadores. 

El banco cifra en al menos 770 millones el ahorro de costes por el ajuste de personal. Tras el parón del verano, Banc Sabadell también planteó un ERE. El banco ha cerrado la negociación este viernes y su intención es reportar unos ahorros anuales de 100 millones de euros. 

Unicaja Banco ha sido el última en anunciar un despido colectivo para 1.500 personas después de la fusión. En su caso, las negociaciones no están avanzadas y aún tienen más de un mes para negociar.