Gobierno, hoteleras y aerolíneas reclaman un turismo «de denominación de origen» y no “a granel” 

El presidente de Iberia y la ministra de Turismo coinciden en que el turismo español debe tener un nuevo etiquetado, el de denominación de origen

Reyes Maroto

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto – EFE/Pedro Puente Hoyos

El turismo ha sido el sector más impactado por las turbulencias de los últimos meses, primero fue el Covid y las continuas variantes, como ómicron, que obligaron a paralizar los desplazamientos en todo el mundo. Y después la guerra, y el incremento del precio del combustible. Pese a ello, las cifras turísticas en España son a estas alturas iguales o incluso superiores a las de 2019, el último año antes de la pandemia y además, un año récord para la industria.  

Pero el Gobierno, las hoteleras y aerolíneas quieren aprovechar el momento de cambio que vive el sector, con la digitalización y la sostenibilidad en el horizonte, para poner en práctica un nuevo modelo de turismo que apueste más por la calidad y no tanto por la cantidad, un sistema que tenga valor añadido.  

“Hasta ahora hemos vivido del turismo a granel, y ahora hay que pasar a un modelo de denominación de origen, de experiencias”, apuntaba el número uno de Iberia, Javier Sánchez-Prieto este lunes durante la II Convención de Turespaña celebrada en Barcelona. Una afirmación que compartía Reyes Maroto, la ministra de Turismo.  

«El turismo español tiene que ser denominación de origen»

“No queremos seguir vendiendo a granel, apostamos por etiquetar nuestra marca. Lo primero nos ha servido para que nos conozcan, ahora hay que elevar la calidad”. Maroto explicaba que el Gobierno está cambiado la manera de vender el turismo y más que un destino, ahora quieren vender experiencias.  

También ha cambiado la manera de contabilizar la llegada de turistas, sin darle tanta importancia al número de personas que entran en España y sí al gasto que hacen, al impacto en el empleo y en los territorios, o la rentabilidad. Pues de esta manera, se pueden hacer mejores proyecciones hacia el futuro, añadía. 

La CEO del grupo Piñero (dueño de hoteles como los Bahia Principe) cree que España reúne todos los atributos que le hacen ser un país diferencial. Por eso, ya están hasta un 10% por encima de las cifras de 2019. Sin embargo, Encarna Piñero, apuntaba a que uno de los grandes retos del sector turístico es que esta senda de crecimiento sea constante y se mantenga. 

La ministra de Turismo y el presidente de Iberia.

A su juicio, España debe transformar “la turismofobia” en un sector generador de riqueza y esta transformación se debe llevar a cabo mediante la colaboración público-privada, trabajando en la promoción de destinos y adoptando las mejores prácticas de otros países.  

El turismo presume de volver a ser el motor de la economía 

En el encuentro, las empresas del sector turístico han presumido de volver a ser este 2022 el motor de la economía española, como en crisis anteriores. Pero esta vez tienen claro que el modelo de negocio debe cambiar para no verse tan afectadas como se han visto en el pasado, si hay un nuevo contratiempo.  

El consejero delegado de Air Europa, Jesús Nuño de la Rosa, rememoraba que en la gran crisis de 2009 y 2010, la industria que más ayudo a la economía a salir reforzada fue el turismo. Y en esta, que les ha afectado aún más, también son los el sector que más ha remontado.

Por eso ahora, cree que es necesario que haya más colaboración público-privada, como la que hubo en la pandemia, y el Gobierno ayude, por ejemplo, subvencionado nuevas rutas aéreas que hasta ahora pagan las aerolíneas.

El presidente de Iberia destacaba que las aerolíneas se han visto muy perjudicadas, primero por los confinamientos y cierre de fronteras, y después por la subida del combustible. Y por este motivo, las cuentas empresariales «están muy afectadas y los balances de las compañías muy debilitados» pese a que los aeropuertos están llenos.

«Más que nunca debemos hacer los deberes para cambiar el modelo, que es muy vulnerable”. En este sentido, Javier Sánchez-Prieto recordaba que la mayoría de empresas turísticas han tenido que recurrir a ayudas públicas en Europa durante la pandemia.

Y en ese sentido indicaba que, para que los hubs en España sean competitivos frente al resto del mundo o nuestro país sea el segundo destino más visitado del mundo (como lo fue en 2019), “hay que pasar de las musas al teatro y apostar por turismo de calidad«, más si cabe en un entorno macroeconómico complicado. 

Iberia, por ejemplo, se está centrado en mercados de alto valor, como el norteamericano, y ha llegado a un acuerdo con la Comunidad de Madrid para promocionar la región en Estados Unidos y atraer turismo de lujo y de mayor calidad hacia la capital española.