La Fiscalía recurre el sobreseimiento de Brufau, Fainé, Repsol y CaixaBank por el caso Villarejo

Anticorrupción rechazó el pasado 10 de junio que Repsol y Caixabank que ambas compañías realizaran los controles necesarios en la contratación de los servicios de Villarejo

Antoni Brufau, presidente de Repsol, con Isidro Fainé, presidente de La Caixa y expresidente de Caixabank. EFE/Kiko Huesca

La Fiscalía Anticorrupción ha recurrido el sobreseimiento de la causa que investiga la relación de Repsol y CaixaBank con el excomisario José Manuel Villarejo sobre las dos empresas, el presidente de la petrolera, Antonio Brufau, y el que fuera su homólogo en la entidad financiera Isidro Fainé.

El pasado 2 de junio el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón archivó provisionalmente la investigación sobre Brufau, Fainé y las dos cotizadas, descartando que participaran en el encargo a Cenyt, empresa vinculada al ex comisario, para investigar el intento de toma de control sobre la petrolera por Sacyr y Pemex, y los exonera de todos los cargos.

Ahora, en un escrito fechado el pasado 10 de junio al que ha tenido acceso Efe, Anticorrupción rechaza que ambas compañías realizaran los necesarios controles en la contratación de los servicios de Villarejo.

Dichos controles, señala el escrito, fueron incumplidos en la contratación que Repsol hizo del excomisario cuando se encontraba en servicio activo en el Cuerpo Nacional de Policía, y no se activaron de manera correcta para poner de relieve el incumplimiento de la normativa interna.

Tampoco CaixaBank cumplió con la normativa sobre compras y proveedores, señala la Fiscalía, y no se ha podido acreditar que los servicios jurídicos hubieran autorizado la contratación verbal; dicha autorización «que no se produjo», era «un requisito necesario para realizar una contratación, como excepción a la norma general, sin el soporte de un contrato documental».

La Fiscalía destaca además que el encargo no se limitó a obtener información sobre las intenciones de Sacyr y Pemex, sino que se convirtió en «una investigación privada sobre Luis del Rivero y su círculo más cercano, en el curso de la cual se tuvo acceso a datos reservados, como tráficos de llamadas».

El juez consideró que no había suficiente indicios para imputar a las dos compañías ni a sus dirigentes

En auto de sobreseimiento, García Castellón indicaba que, respecto de Brufau y Fainé, «no consta en la causa, más allá de las declaraciones prestadas, documento o grabación que acredita, al menos indiciariamente, la participación de ambos en la contratación de Cenyt».

Sin embargo, la Fiscalía defiende que Antonio Brufau fue informado del encargo realizado, «como así lo llegó a reconocer él mismo en su declaración judicial como investigado el 7 de mayo de 2021».

Por lo tanto, cabe «razonablemente entender» que Brufau – y el exsecretario general y del consejo de administración de Repsol, Luis Suárez de Lezo- «no quedaron al margen sino que tuvieron una activa participación del encargo realizado a Villarejo, cuando se encontraba en servicio activo en el Cuerpo Nacional de Policía».

Por lo que respecta al expresidente de CaixaBank Isidro Fainé cobran «especial relevancia» como evidencias de cargo aquellas anotaciones que reflejan las citas y contactos personales entre él y Villarejo, «a pesar de que este conocimiento personal haya sido negado por Fainé en su declaración judicial», añade el escrito.

Además de a Repsol, CaixaBank, Brufau y Fainé, García Castellón archivó la causa sobre Suárez de Lezo; el exdirector corporativo de servicios patrimoniales de la petrolera Juan de Amunátegui; el exdirector corporativo de gestión patrimonial Joaquín Uris, y el exdirector general de medios de CaixaBank Antonio Massanell.

En su escrito, Anticorrupción pide revocar el archivo no sólo sobre las dos empresas, Brufau y Fainé sino también sobre Suárez de Lezo y Massanell.