Las dos caras de Opel en España: la producción resiste mientras se hunden las ventas

La filial de PSA cerrará un ejercicio en la fábrica de Figueruelas con jornadas de trabajo en sábado mientras sus ventas caen casi un 60% en el país

La crisis del coronavirus se vivió con dos caras en la plantilla de Opel España. Mientras que la producción de la fábrica de Figueruelas (Zaragoza) resistió mejor que la de la mayoría de plantas en el país, la pandemia cogió a la marca en un año de transición que provocó un desplome de las ventas que prácticamente duplicó la media.

A pesar de que la empresa no da cifras a nivel oficial, fuentes del sector apuntan que el volumen de la instalación aragonesa caerá menos de un 30%. El desempeño será mejor que el de Seat en Martorell (-35%) y el de Ford en Almussafes (-33%), pues gracias a poseer la exclusiva mundial del Opel Corsa superará las 350.000 unidades.

La cifra, a falta de confirmarse, será seguro peor que los 471.142 vehículos que el centro ensambló en 2019 y los 520.000 que fuentes sindicales aspiraban a ensamblar en 2020 antes del estallido de la pandemia.

Sin embargo, las previsiones después del primer estado de alarma, que obligó a cerrar Figueruelas por dos meses, eran mucho peores. Es más, la empresa programó jornadas en sábados que no estaban previstas ante el desempeño de los mercados.

En la última semana, la remontada se frenó “por la incertidumbre” procedente de mercados como Austria, Francia y el Reino Unido derivada de las restricciones impuestas por las autoridades.

Las ventas, peores que la media

Si la nota positiva fue la fábrica aragonesa, la negativa fueron unas ventas que marcharon sensiblemente peor que la media. Al cierre del mes de noviembre de 2019, Opel era la sexta marca más exitosa de España con hasta 65.738 coches vendidos en el país. Hoy, la firma no aparece ni en el top ten y prácticamente dobla la caída del sector.

En los primeros once meses de 2020, las matriculaciones de automóviles se contrajeron el 35,3%. Las de Opel se redujeron el 58,2%.

La pandemia cogió a la filia de PSA con el pie cambiado y en un año de transición, con un portafolio de modelos inferior al de la pasada campaña. Solo puso al mercado cinco coches frente a los nueve que tenía a estas alturas en 2019.

Afectó especialmente el fin del Opel Mokka X, del que se vendieron más de 10.000 unidades en los primeros once meses del año pasado. El modelo, eso sí, volverá en 2021.