Orange retrocede hasta septiembre por el golpe del covid al roaming

La segunda operadora de telecomunicaciones del mercado español volvió a reducir ingresos en lo que va de 2020

El sector de las telecomunicaciones ha visto que la crisis del coronavirus también puede impactarle con más o menos dureza. Si en los primeros meses el golpe llegó por la parálisis comercial, durante el verano y los meses posteriores la caída del roaming se ha sumado a los efectos adversos de la pandemia. Es una de las razones que esgrime Orange en España, que ha presentado un nuevo retroceso en la cifra de negocio. Ingresó 1.237 millones de euros en el tercer trimestre del año, lo que supone una caída interanual del 5,6%.

La filial española de la compañía francesa sigue siendo incapaz de hacer crecer su negocio, en un momento en el que, dejando de lado la crisis sanitaria, la competencia entre operadores sigue recrudeciéndose. Se trata de una dinámica de la que llevan alertando los mismos competidores, porque a medio y largo plazo empuja los precios a la baja y destruye valor en el sector. 

Así, Orange siguió retrocediendo de enero a septiembre, lastrada en estos últimos meses en el roaming. El motivo: la caída de turistas extranjeros, un fenómeno de gran impacto según han demostrado las distintas cifras sobre la campaña estival publicadas por distintas fuentes, como el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Orange revierte la tendencia negativa en venta de terminales

Analizando los ingresos por servicios, es decir, aquellos que no tienen en cuenta la venta de móviles ni los ingresos mayoristas (lo que gana Orange por prestar su red a competidores), se observa una caída del 7,7% (860 millones).

La compañía dirigida desde septiembre en España por Jean-François Fallacher destaca una vez más la contribución de los servicios mayoristas, aquellos que recibe gracias a los acuerdos que tiene con Euskaltel y con MásMóvil

Por lo que respecta a las ventas por terminales, la compañía remarca que ha conseguido revertir la tendencia negativa que se había impuesto durante los primeros momentos del coronavirus, cuando tuvieron que cerrar sus tiendas. En el último trimestre, esta partida ha aumentado un 7%, hasta los 145 millones de euros.

Orange España tiene ya más de 20 millones de clientes

En el plano operativo, la compañía cuenta ya que tiene más de 20 millones clientes en cartera. Se reparten del siguiente modo: 16.021.000 son clientes de servicios móviles y 3.992.000 de banda ancha fija. 

Además, la televisión de Orange mantiene su progresión al alza. Apoyada en la estrategia de captación con el inicio de la temporada de fútbol como reclamo, Orange TV alcanza los 716.000 abonados, un 0,6% más que el año anterior.