BPI rechaza a Caixabank hasta que Fainé suba la oferta

stop

La hija del presidente de Angola presiona hasta el último minuto para que los accionistas voten en contra; logra el respaldo unánime del consejo

Fainé y Dos Santos, en sendas imágenes de archivo

desde Madrid, 05 de marzo de 2015 (20:43 CET)

Caixabank deberá pagar más si quiere que la opa que desarrolla en Portugal sobre la cuarta entidad del país, Banco Portugués de Investimento (BPI), siga adelante. En la actualidad es propietaria del 44,1% del capital.

El consejo de administración del grupo luso ha rechazado la operación con el voto unánime de la cúpula directiva. Según el hecho relevante, esta posición cambiará "si hay alguna modificación de las actuales circunstancias o son cambiados los términos de la oferta".

El comunicado continúa afirmando que la opa que se plantea "no está ajustada a los intereses de la empresa ni de los trabajadores". De este modo, se imponen las tesis de la hija del presidente de Angola, Isabel dos Santos, que posee a través de la instrumental Santoro Financial el 18,6% de la entidad objeto de deseo. Se trata de la segunda mayor accionista.

El lunes ya avanzó que el precio ofrecido por Fainé es escaso. Por esta razón, defiende que "la mejor opción para Portugal" es la fusión de BPI con BCP, el segundo del país. Su posición, elevó por encima de la oferta de Caixabank la cotización de los títulos de BPI.

"Ni un euro más"

La oferta que se diseñó desde Barcelona suponía una prima del 27% respecto al precio de la acción el día antes de lanzar la opa; del 46% de media por encima de la cotización del último mes, y del 21% más que la media de los últimos tres meses.

Tras la negativa de este jueves, se espera la reacción de Caixabank. El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, aseguró el martes desde Londres a los inversores que no pondrá un euro más.

Los mercados apoyan la posición de firmeza de Caixabank. De hecho, han surgido editoriales al respecto incluso en la prensa estadounidense. The New York Times informa además de que ceder en el precio sería perjudicial para el banco catalán.

Alternativas en Portugal

Aunque Fainé cuenta con el favor de los mercados, algunas voces, como Renta 4, ya avanzaban que, al final, debería rascarse algo más el bolsillo. Sobre esta posibilidad, distintas fuentes coinciden en que BPI es una oportunidad para Caixabank, pero "no debería ser una obsesión".

La internacionalización del grupo podría venir de la mano de otras franquicias incluso en mercados diferentes. En Portugal, por otro lado, los analistas prevén que los fondos chinos de inversión se impongan en la subasta de Novo Banco, que el Gobierno luso mantiene en suspenso.

Las opciones catalanas en caso de querer cambiar BPI por Novo Banco serían escasas o muy caras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad