Bruselas alerta de que España incumplirá el déficit en 2014, aunque crecerá más

stop

FUTURO ECONÓMICO

Olli Rehn y De Guindos, en Bruselas./EFE/Olivier Hoslet

25 de febrero de 2014 (11:24 CET)

La Comisión Europea ha ratificado una sospecha que algunos economistas habían advertido en los últimos meses, entre ellos el recientemente fallecido David Taguas. España no cumplió con los objetivos de déficit fijados para 2013, y no cumplirá con el déficit marcado para 2014.

En 2013 España cerró con un 7,2% de déficit sobre el PIB, frente al 6,5% previsto. Y en 2014 sólo descenderá hasta el 5,8%, frente al 4,5% inicialmente previsto. Sin embargo, en el 7,2% de 2013 se incluyen las ayudas a la banca, por la ayuda de las instituciones europeas. Y esas ayudas suponen un 0,5%, que no debería computar para las instituciones europeas. Es decir, el déficit sería del 6,7%, dos décimas más de lo comprometido.

Un crecimiento mayor

Esas son las sombras de España, a las que se une la deuda pública, que no se acaba de controlar. En 2013, se cerró con el 94,3% de deuda sobre el PIB, y en 2014 se acercará al 100%, con el 98,9%. Pero la Comisión Europea ha ofrecido también otros datos, que demuestran que la economía española ha dejado atrás la recesión. En 2014 la economía crecerá un 1%, un porcentaje por encima de las previsiones del propio Gobierno español y del FMI. El salto es significativo, si se tiene en cuenta que en 2013 el retroceso fue del 1,2%.

¿Es suficiente? España sigue pendiente de diferentes imponderables, que la Comisión Europea no despeja. Dependerá de la propia estabilidad de la zona euro, de posibles ayudas a otros países, como Grecia, pendiente de posibles quitas de su deuda, o de programas de financiación a muy largo plazo.

En función de Francia y Alemania


Y dependerá de la capacidad de dos países que para España son determinantes: Francia y Alemania. El crecimiento de estos dos motores de la Unión Europea es clave, porque las relaciones comerciales están estrechamente ligadas con los dos estados.

El incumplimiento de los objetivos de déficit complican las cosas al Gobierno de Mariano Rajoy, que, precisamente este martes, desea anunciar los planes de rebajas de impuestos que pondría en marcha en 2015, año de elecciones generales.

España ha comenzado a crecer, pero el paro seguirá por encima del 25%, y ni la deuda ni el déficit están controlados, a pesar de los supuestos esfuerzos del Gobierno por atajar el gasto corriente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad