CatalunyaCaixa gana dinero cinco minutos antes de que llegue el BBVA

stop

Cierra el semestre con 103 millones de beneficio y una mejora del negocio bancario: los clientes depositaron 400 millones más

Sede de CatalunyaCaixa en Barcelona

29 de agosto de 2014 (14:00 CET)

CatalunyaCaixa ha ganado 103,5 millones de euros hasta junio. Se trata de los últimos resultados que el grupo surgido de la antigua caja catalana presenta antes del desembarco de su nuevo dueño, el BBVA. No son los primeros parciales que se cierran en positivo desde que el Gobierno tomó el control a través del fondo público FROB, pero sí del semestre en que se rubrican con el balance prácticamente purgado de activos tóxicos y tras un contundente proceso de reducción de oficinas y plantilla.

Dicho de otro modo, este semestre precedente da una imagen real del comportamiento de la franquicia una vez reducida a la mínima expresión y con los riesgos, ahora sí, controlados. Incluso ha sido capaz de mejorar el pasivo: los recursos de los clientes han crecido 400 millones ( 1,5%). La ratio de solvencia se ha fijado el 13,63% según los nuevos criterios europeos de contabilidad, que son más estrictos que los actuales.

Aportación al BBVA

El margen bruto ascendió a los 343 millones con una disposición de caja de 13.333 millones de euros. Cuando el BBVA tome las riendas en enero, estas ratios habrán mejorado más. Por ejemplo, la venta de las hipotecas basura se zanjó en julio y las bondades de la operación caerán en el segundo semestre. El banco presidido por Francisco González, que compró la caja de ahorros a un precio de derribo, espera que en 2018 CatalunyaCaixa aporte 300 millones al resultado global.

Si las autorizaciones no se demoran, el FROB entregará las llaves en enero. La integración estará totalmente zanjada un año después, en 2016. El consejero delegado, Ángel Cano, y la directora para España y Portugal, Cristina de Parias, han mantenido reuniones con los equipos de CatalunyaCaixa. De hecho, cabe recordar que el presidente que nombró el FROB, Carlos Pla, es antiguo director general del grupo de origen vasco.

Dudas pendientes

Desde este verano, los equipos de integración del BBVA trabajan en CatalunyaCaixa aunque aún no se ha tomado ninguna decisión concreta sobre las grandes dudas que planean la operación: ¿habrá despidos? ¿Cerrarán más oficinas? ¿Se mantendrá la marca?...
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad