China estabiliza su crecimiento tras las políticas de estímulo

stop

La segunda economía mundial crece al 6,7% en la primera mitad del año, apoyada en la inversión pública, el empuje del ladrillo y la fortaleza del consumo interno

Un bebé chino pasea con su madre en un parque de Pekín, China / EFE

Barcelona, 15 de julio de 2016 (13:37 CET)

La segunda economía mundial aguanta pese a las turbulencias de los mercados. China estabilizó su crecimiento en el 6,7% durante el segundo trimestre del año, apoyada en las políticas de estímulo y gracias, también, al empuje del ladrillo.

Los datos publicados este viernes por la Oficina Nacional de Estadísticas muestran una situación de estabilidad en lo que va de 2016, prácticamente sin cambios respecto a los datos del primer trimestre. En los seis meses iniciales del año la expansión económica china ha sido por tanto del 6,7% en tasa interanual.

Las claves de estos datos hay que encontrarlas en la recuperación del mercado inmobiliario, pero, sobre todo, en el rápido incremento de la inversión pública, asociada a las medidas de estímulo emprendidas por Pekín en los últimos meses, informa EFE. 

La fortaleza del consumo, pata fundamental de la economía del superpoblado país asiático, ha sostenido también su economía, sujeta a principios de año a diversos ataques especuladores en bolsa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad