De Guindos reclama al BCE que ahora sea exigente con toda la banca europea

stop

CRECIMIENTO ECONÓMICO

Luis de Guindos, este miércoles en Barcelona./EP

23 de octubre de 2013 (18:00 CET)

Los responsables del equipo económico del Gobierno español recelan desde hace unos meses de una cuestión capital. El Banco Central Europeo someterá en 2014 a los bancos europeos a un nuevo test de estrés que pretende ser definitivo, como paso previo para una supervisión bancaria que sea el principio de una unión fiscal europea. Y España quiere que ese nuevo examen sea tan exigente como el que asumió la banca española. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reclamado que esos tests serán “lo más transparentes posibles”, dejando entrever que algunos países, y Alemania es el que más se señala, podrían deparar sorpresas.

Para De Guindos, España ha hecho lo más importante, con una banca totalmente abierta en canal, que ha necesitado una capitalización de 41.000 millones de euros, después de un rescate financiero europeo, que puso un fondo disponible de 100.000 millones de euros.

De Guindos, en el transcurso de un almuerzo en el Barcelona Meeting Point, ha asegurado que “no sería tan importante la necesidad de una nueva capitalización de 15.000 o 20.000 millones adicionales, que son cantidades respetables, si llega el caso, como el ejercicio de transparencia que ya ha hecho España y que los inversores valoran”.

La banca local alemana


Es decir, el mensaje está claro: España ha hecho los deberes, y la estabilidad, con todas las cartas boca arriba, es lo que premian los inversores internacionales para volver a creer en España. ¿Pero y el resto de países europeos, con Alemania a la cabeza, con sospechas sobre su banca regional y local, que la cancillera Angela Merkel no quiere que se someta a examen por parte del BCE?

Y, según De Guindos, si el BCE no actúa con la máxima exigencia, “estaría en duda el propio Banco Central Europeo como futuro supervisor único”.

Primer paso en la recuperación


Esa ha sido la advertencia de De Guindos, tras realizar una radiografía de la economía española. Para el ministro los datos que ha mostrado el Banco de España, con el crecimiento en el tercer trimestre del 0,1% del PIB, son “el primero paso” de la salida de la crisis, y de la recuperación de la economía española, aunque queda un trecho muy largo para poder reducir de forma significativa el paro.

Las preguntas de los asistentes, directivos, inversores en el sector inmobiliario y empresarios han ido en una dirección muy concreta: ¿cuándo llegará de nuevo el crédito?

Los próximos diez años


En el sector inmobiliario tardará, “y es lógico”, ha afirmado De Guindos, para señalar, en cualquier caso, que ese sector es muy importante para el conjunto de la economía española, y que lo seguirá siendo en el futuro.

Respecto a otros sectores, el titular de Economía, ha augurado que se empieza a percibir una mayor demanda solvente de crédito, que se añade a la fase final de reestructuración de la banca española. Todo ello provocará un retorno del crédito, aunque nunca en la proporción que se dio antes de la crisis.

Por tanto, De Guindos ha insistido en que no se puede cometer un error. Y ese error, para él, es pensar que no se sale de la crisis, que todavía no se percibe ningún síntoma, cuando es todo lo contrario.

¿Conclusión? “La economía española será mejor en los próximos diez años que en los últimos diez”.

Lo firma Luis de Guindos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad