Draghi 'pasa' del brexit y mantiene los tipos en el 0%

stop

El BCE insiste en la política de tipos bajos y en comprar deuda pública hasta que la inflación se aproxime al 2%

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, en una imagen de archivo. EFE/Stephanie Lecocq

Madrid, 21 de julio de 2016 (14:52 CET)

Primera reunión del Banco Central Europeo (BCE) tras el brexit –la decisión del Reino Unido de salirse de la Unión Europea– y, como se esperaba, ninguna novedad.

Aunque su presidente, el italiano Mario Draghi había advertido de que la decisión de los británicos ralentizaría el crecimiento en la zona euro, al final el BCE no ha cambiado un ápice su estrategia de mantener los tipos bajos y su ritmo de compra de deuda pública y privada en los mercados.

Y lo hará el tiempo que haga falta, advierte el supervisor bancario europeo, hasta que la inflación no se acerque al 2%. En España, según los datos de junio, el Índice de Precios al Consumo anual se situó en el 0,1%.

Programa de compras más allá de marzo de 2017, si fuera necesario

Ni un minuto tardaba Draghi en confirmar estos extremos, en su comparecencia antes los medios, que los tipos se quedan en el 0% y que el programa de compra de activos continuará al menos hasta marzo de 2017, pero podría extenderse en función de las perspectivas de inflación.

Sobre el brexit, el presidente del BCE apuntaba que  "los mercados de la zona euro están en un entorno mucho más volátil tras el referéndum", pero se mostraba convencido de que "el BCE ayudará a contener este entorno trabajando con nuestra escenario base de una recuperación continuada y conseguir el objetivo de inflación marcado".
 
Los bancos seguirán pagando por sus depósitos

Así, el tipo oficial del euro se mantiene en el 0%, y el que se aplica a los depósitos de las entidades bancarias sigue en el -0,4%. Esto supone que los bancos pagan al BCE por depositar el dinero en sus cuentas cuando tienen un exceso de liquidez que no saben dónde colocar. La otra opción sería imprimirlo en billetes y guardarlo en una caja fuerte con los costes que eso conlleva.

Tampoco varía el ritmo de compra de deuda pública y privada que desde hace meses mantiene la institución monetaria. Seguirá adquiriendo títulos por valor de 80.000 millones de euros.

Reformas estructurales

Mario Draghi volvía a aprovechar su comparecencia para pedir reformas estructurales a los diferentes gobiernos de la zona euro, "a nivel nacional y europeo", para impulsar la productividad y apoyar las políticas monetarias del BCE para impulsar tanto la recuperación económica como, en última instancia, la inflación.

Estas medidas "no sólo aumentarán la capacidad de crecimiento, sino que también harán más sólido y resistente ante shocks a la zona euro", dice Draghi, que pide esfuerzos a los países para tener políticas fiscales más óptimas para apoyar al crecimiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad