El BCE pide al Santander sus planes de contingencia ante el brexit

stop

El Reino Unido supone el 23% de su resultado, ocho puntos más que la aportación de España a los beneficios (15%). El regulador también se preocupa por el Sabadell

El presidente del BCE, Mario Draghi

Fráncfort (Alemania), 10 de mayo de 2016 (17:15 CET)

El Banco Central Europeo (BCE) pide al Santander que detalle sus preparativos para una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y que además explique cómo afrontaría el impacto en los mercados y cualquier eventual cambio en sus modelos de negocios. El requerimiento lo han recibido otros grandes grupos de crédito, como Banc Sabadell.

El BCE, que supervisa a los 129 bancos de la zona del euro que considera más importantes, ha enviado cartas a las entidades con exposición relevante al Reino Unido, de acuerdo a varias fuentes cercanas a la cúpula del regulador. El organismo estudia la exposición específica de los bancos y quiere estar al tanto de sus planes de contingencia para cualquier escenario.

"La supervisión bancaria del BCE está en contacto con los bancos relevantes para asegurarse de que estén dimensionando adecuadamente los riesgos y se encuentren preparados para todos los resultados posibles", sostuvo un portavoz. El Reino Unido es la quinta mayor economía del mundo y la segunda más grande de la UE.

La cuarta parte de los beneficios

El país supone para el Santander el 23% del resultado, es decir ocho puntos más que la aportación de España a los beneficios (15%). A marzo de 2016, había logrado mejorar en un 10% sus ingresos por comisiones y 131.000 nuevos titulares en la cuenta 123, hasta los 4,8 millones.

Sin embargo, el mayor crecimiento se da en el mercado de empresas, con un saldo vivo en préstamos de 27.500 millones de libras. La tasa media de morosidad es del 1,49%. El consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, reconoció durante la presentación de resultados relativos al primer trimestre que, efectivamente, tiene un plan de choque preparado.

Según diferentes fuentes no oficiales, el arma principal descansa en la contratación de coberturas para proteger el valor de la libra. El cambio frente a la moneda europea, el euro, estaría asegurado para los próximos meses. Más del 70% del activo gozaría de este paraguas, según diversos bancos de inversión –que administran estas herramientas—.

Otra entidad española con alta exposición al Reino Unido es el Sabadell. El grupo adquirió el TSB y cerró 2015 con un beneficio neto de 708,4 millones de euros, cifra que supone un incremento del 90,6% respecto al ejercicio anterior, gracias al impacto positivo de la adquisición de la entidad británica, concentrada en el mercado de hipotecas.

Otros casos en Europa

No son los únicos. Decenas de bancos de la eurozona tienen una enorme exposición en Londres, que aloja el mayor mercado global de divisas y opera como un centro financiero clave. Una fuente de un importante banco alemán dijo a Reuters que el BCE había consultado sobre su exposición a la libra esterlina, además de su exposición a los activos de renta fija, acciones y carteras de crédito británicos.

"También nos preguntaron en qué forma afectaría a nuestro modelo de negocios la salida del Reino Unido de la UE", sostuvo el ejecutivo.

La fuente añadió que su banco estimaba que el impacto relacionado con el asunto británico era poco relevante y que hasta ahora no había tomado acciones específicas, más allá de asegurarse de que los operadores sean capaces de afrontar la elevada volatilidad esperada el 24 de junio, el día después del referéndum del Reino Unido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad