El Eurogrupo y el BCE fracasan sobre el rescate a Grecia

stop

Los máximos representantes de la economía de la zona euro dolo pactan flexibilizar las condiciones de pago a Portugal y Grecia

12 de julio de 2011 (08:45 CET)

Los máximos responsables de economía de la eurozona y el Banco Central Europeo (BCE) no han logrado acercar este lunes sus posturas sobre el segundo rescate para Grecia y, especialmente, sobre la contribución de la banca privada a la operación. Tras una reunión maratoniana, han aplazado el acuerdo para septiembre, una decisión que agravará las turbulencias en los mercados.

Alemania y los Países Bajos han insistido de que la participación del sector privado es una "precondición" para el segundo rescate y debe ser sustancial, aunque las agencias de rating consideran que su incorporación en el plan de rescate cuenta como un impago. A su vez, el BCE "ha confirmado su posición de que hay que evitar cualquier impago selectivo o evento de crédito" que desencadene los seguros contra el impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés), según el comunicado final que han hecho público.

El banco europeo y algunos países como España creen que cualquier declaración de impago agravará el riesgo de contagio de la crisis a otros países de la eurozona. Eso sí, por primera vez, el Eurogrupo no descarta explícitamente un impago selectivo de Grecia.

Declaración de intenciones

Ante la falta de acuerdo, los ministros han encargado a un grupo de trabajo que "estudie las modalidades de financiación del nuevo programa multianual, pasos para reducir el coste del servicio de la deuda y medidas para mejorar la sostenibilidad de la deuda pública de Grecia", pero no han precisado instrumentos ni plazos. Asimismo, han celebrado las propuestas del sector privado para contribuir voluntariamente al segundo rescate, sin entrar en más detalles.

Los países de la eurozona han reiterado su "compromiso absoluto de salvaguardar la estabilidad financiera". "Para ello, los ministros están dispuestos a adoptar más medidas que mejoren la capacidad sistémica de la eurozona para resistir el riesgo de contagio, incluyendo reforzar la flexibilidad y el alcance" del fondo de rescate, "alargar los vencimientos de los préstamos y reducir los tipos de interés" a Grecia, Irlanda y Portugal, según la declaración.

No obstante, tampoco han concretado nada en este ámbito. Se han limitado ha hacer una declaración de intenciones y sin concretar qué medidas adoptarán. Eso sí, a la vez han reclamado que los países afectados les presenten propuestas “en breve”.

La UE ya ha rebajado los tipos a Grecia y Portugal y ha ampliado los plazos para Atenas. Las nuevas mejoras estarían condicionadas, por exigencia de Finlandia, a que estos países aporten garantías, según ha manifestado el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad