Empleo: agosto deja la peor cifra de afiliación desde 2008. El paro también sube. EFE/ED/archivo

El coste laboral en España es un tercio más bajo que en la eurozona

stop

En España la hora de trabajo cuesta 21,3 euros, un índice que pese al crecimiento de la economía apenas ha subido en los últimos cuatro años

Barcelona, 16 de abril de 2017 (11:55 CET)

El coste laboral por hora en España es más barato respecto a sus socios europeos: según un informe de Eurostat en España la hora de trabajo cuesta 21,3 euros, unos 4,1 euros menos que la media de la UE y 8,5 euros menos que el promedio de la eurozona (que se encuentra en 29,8 euros).

España es la quinta potencia económica en términos de PIB de la eurozona, aunque existen trece países que tienen costes laborales superiores a los españoles, ha resaltado la UGT.

España es uno de los países en los que menos ha crecido el coste por hora trabajada

Tras España, la hora de trabajo es más barata en Eslovenia (16,2 euros), Chipre (15,8 euros), Grecia (14,2 euros) y Portugal (13,2). La estadística la cierran Malta y los países del Este del continente.

La economía crece pero no se refleja en el coste por hora

El sindicato precisa que a pesar de que el PIB ha crecido un 3% y por tercer año consecutivo, “a las empresas españolas les cuesta lo mismo una hora de trabajo contratada en 2016 que en 2012”. Para la UGT “se ha producido un trasvase de recursos de los asalariados a las empresas, que han visto cómo han aumentado sus beneficios en perjuicio de los trabajadores”.

Desde el 2012 España es uno de los países en los que menos han crecido los costes por hora trabajada: un 0,9 de aumento. Mientras que en Italia sólo ha subido un 0,4%, en Chipre, Grecia y Noruega han descendido un 6%, un 9,6% y un 11%, respectivamente. Sin embargo, esta nación escandinava tiene el coste más alto: 50,2 euros por hora de trabajo, un índice que es 11 veces más alto que Bulgaria, a la cola de la estadística.

Estos datos, además de indicar la moderación de costes laborales emprendida en España en los últimos años, ha permitido –según la UGT- liberar márgenes extraordinarios a las empresas y no se ha reflejado en una mejora de la competitividad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad